Dueños y empleados de bares protestan porque aún no pueden abrir por las restricciones del coronavirus

"No vemos diferencia entre bares y restaurantes", critican los manifestantes

Varias personas se congregan para reclamar la reapertura de bares en el sur de Florida.
Varias personas se congregan para reclamar la reapertura de bares en el sur de Florida.
Foto: EFE

A pesar de que los condados de Miami-Dade y Broward recibieron luz verde para pasar a la fase 2 de reapertura por parte del estado, los bares en ambas demarcaciones todavía no pueden abrir sus puertas.

Más de una docena de meseros y dueños de bares que se han quedado sin trabajo a raíz de la pandemia, se concentraron el sábado por la tarde para expresar su malestar. Los asistentes dijeron que estaban organizando una alianza entre los propietarios de bares de ambos condados para exigir que los alcaldes permiten la reapertura de todos los negocios.

Te puede interesar: La Universidad de Florida cancela el Spring Break por el coronavirus

Los funcionarios del condado han señalado las dificultades de imponer el distanciamiento social en los bares como una de las principales razones para decidir mantenerlos cerrados.

Sin embargo, los manifestantes señalaron que no veían diferencia entre los bares y los restaurantes, que pueden operar al 50 por ciento de su capacidad.

Te puede interesar: Florida impulsa una campaña para atraer al turismo en época de coronavirus

“Parece que el coronavirus sabe si vendes comida o no, y atacará a los bares que no sirven comida”, dijo Michael Cabrera, que trabaja en un bar de Fort Lauderdale. El alcalde de esa ciudad, Dean Trantalis, emitió un comunicado durante la protesta diciendo que había llegado el momento de reabrir también los bares.

“Hemos abierto nuestros restaurantes y lo hemos hecho de forma segura. Por lo tanto, si podemos hacer que el mundo sea seguro para las personas que desean disfrutar de una comida fuera, trabajemos juntos para hacer que el mundo sea seguro para las personas que también quieren disfrutar de una bebida. Veamos cómo podemos hacer que estos tiempos difíciles sean más fáciles para todos”, rezaba el comunicado.

En la fase 2, ambos condados podrán permitir que más centros de entretenimiento, como salas de conciertos y teatros, abran al 50 por ciento de su capacidad con mascarillas obligatorias.