Los padres de Noah Cuatro se declaran inocentes por las torturas y muerte de su hijo

Noah Cuatro, un niño de 4 años, sufrió abuso sexual sexual, torturas y la muerte. Sus padres son sospechosos de esos delitos

Los padres de Noah Cuatro se declaran inocentes por las torturas y muerte de su hijo
El niño Noah Cuatro murió el 5 de julio de 2019.
Foto: Pexels

Una pareja latina de Los Ángeles se declaró este jueves inocente de las acusaciones de tortura y asesinato de su hijo de 4 años, en julio de 2019, mientras el padre también enfrenta una acusación de abuso sexual contra el menor.

José María Cuatro Jr., de 28 años, y Úrsula Elaine Juárez, de 26, fueron acusados el 23 de enero pasado por esos cargos en relación con la muerte de su hijo, Noah Cuatro. La familia residía en Palmdale, al noroeste de Los Ángeles.

El padre del niño también fue acusado de asalto y penetración sexual de un menor de 10 años, mientras la madre enfrenta un cargo de abuso infantil por parte del gran jurado.

El menor fue hospitalizado de urgencia el 5 de julio del año pasado tras una llamada hecha por sus padres al número de emergencia, en la que señalaron que el niño se ahogaba en la piscina del complejo de apartamentos donde vivían.

El personal del hospital, no obstante, encontró señales de trauma en el menor, que murió a la mañana siguiente, y ello motivó el inicio de una investigación del Departamento de Alguaciles del Condado de Los Ángeles (LASD) y que otros tres hijos de la pareja fueran retirados de su custodia.

En la acusación también se presentaron cargos de tortura al menor durante un periodo de cuatro meses, empezando en abril del año anterior.

De ser hallado culpable de los cargos, Cuatro enfrenta una posible sentencia de 47 años de cárcel a cadena perpetua, mientras Juárez podría recibir una pena de entre 32 años a cárcel de por vida.

La pareja fue arrestada el 29 de septiembre de 2019 y permanece en la cárcel.

El pasado mes de julio, la bisabuela del niño, Evangelina Hernández, presentó una demanda contra el condado de Los Ángeles alegando que la muerte del pequeño ocurrió después de que ya se habían presentado múltiples informes de abuso al Departamento de Servicios para Niños y Familias (DCFS).

“En lugar de proteger a Noah y sus hermanos, DCFS continuó colocando a los niños con sus padres abusivos, donde los niños continuaron siendo abusados durante varios años”, alega la demanda.

Después de la muerte de Noah, los trabajadores sociales del DCFS amenazaron a Hernández “en un intento de silenciarla”, argumenta la querella legal.

En Los Ángeles se han presentado ya varios casos similares de niños muertos por abuso de sus padres o guardianes legales.

También en Palmdale, en mayo de 2013, murió el menor Gabriel Fernández, de 8 años, por abuso y tortura. Su madre, Pearl Sinthia Fernández, fue condenada a cadena perpetua por la muerte del niño y el novio de la mujer, Isauro Aguirre, enfrenta la pena muerte por asesinato.

En la ciudad vecina de Lancaster, el 20 junio 2018 fue encontrado inconsciente en el apartamento de su madre y el novio de ésta el niño Anthony Ávalos, de 10 años, quien murió al día siguiente en el hospital.

La madre de Ávalos, Heather Barrón, y su novio Kareem Leiva han sido acusados de tortura y asesinato y la fiscalía buscará la pena de muerte.