Le ofrecieron trabajo como mesera, en realidad era de prostituta y tenía que anunciarse en Tinder

Una afectada lo reportó a la policía y lo publicó en redes, así se descubrió que había más víctimas

Una joven de 22 años denunció a través de las redes sociales lo que le sucedió en una entrevista de empleo para ser mesera en un lugar muy céntrico de Madrid, España.

Según cuenta la chica al diario Público, María se interesó por una oferta de empleo que se publicó en una página de trabajo: JobToday.

“Yo postulé a través de JobToday a una oferta de camarera en la que pagaban unos $1,000 a $1,500 dólares al mes por trabajar de miércoles a domingo de 2 a 8 de la tarde. Me seleccionaron y el dueño me mandó un mensaje en el que me explicaba que debía recibir clientes. Algo que yo interpreté como acomodadora y camarera“, cuenta María.

“Cuando llegué al bar, llamado Bi&Bi, escribí al hombre por WhatsApp para avisarle de que había llegado media hora antes y pude entrar a hacer la entrevista antes”, relata la  afectada.

“Al entrar, me fijé en que había dos chicas muy jóvenes en la barra y como el dueño del local no sabía hablar bien español, llamó a una de ellas y fue la que me contó lo que tenía que hacer allí. Básicamente me dijo que tenía que captar hombres mayores de 35 y con trabajo para que me invitaran a tomar algo en ese bar“, explicó.

“Según me contaba la camarera, ahora captar hombres por la calle es mucho más difícil por el tema del coronavirus, por eso me tenía que instalar Tinder y Badoo y quedar con ellos para conseguir llevarles al bar sin que ellos supiesen que trabajo ahí. Al llegar tendría que ir a una sala vip que ni siquiera sabía que existía”, le contó al diario mencionado la chica.

La sala vip estaba oculta, separada por unos largos pasillos y unas cortinas. Estaba poco iluminada, tenía unos sofás y dos mesas pequeñas. Era ahí donde la chica tenía que llevar a los clientes para intentar que consumieran mucho e hiciesen mucho gasto.

Ante los hechos ocurridos, María decidió acudir a la comisaría de Policía y denunciarlo.

“Ya no lo hice únicamente por mí, lo hice por todas las que vendrían detrás. Yo no soy de Madrid, pero no me hace falta tanto trabajar como para aceptar esto. Sé que hay mujeres que sí que lo harían. Por ellas también lo hice, para que nadie se aproveche de ellas”, explicó la chica.

María no solo lo denunció ante la policía, también lo hizo en redes sociales. Gracias a su publicación
varias mujeres aseguraron que les había pasado lo mismo con este local y este hombre.