Joao Maleck seguirá como jugador del Santos sin importar su condena por homicidio

El joven quiere volver a su carrera como futbolista

Joao Maleck seguirá como jugador del Santos sin importar su condena por homicidio
Maleck está registrado como jugador de Santos.
Foto: Imago7

Joao Maleck recibirá su condena por homicidio culposo el viernes 30 de octubre. Pero sin importar cuántos años pase en en prisión, si es que llega a hacerlo, el joven de 21 años seguirá registrado como jugador del Santos Laguna.

El jugador de ascendencia camerunesa tiene contrato vigente con el equipo lagunero hasta 2021, por lo que seguirá igual pese a la condena que reciba.

“En la cuestión laboral no cambia porque para muchos temas legales esto fue un accidente y no hubo una intención, es decir, no quiso hacer él las cosas, eso no sanciona en cuestiones de contratos laborales en la mayoría de los lugares cuando son accidentes, y cuando son intencionales ahí se habla de una recisión, castigo, él la propia sanción la está viviendo con el proceso”, aseguró el abogado Alberto García al portal Soy Futbol.

El pasado viernes 23 de octubre, Maleck fue declarado culpable por doble homicidio, tras ocasionar la muerte de una pareja el 23 de junio de 2019.

Joao Maleck es oficialmente declarado culpable de homicidio 

“En la cuestión personal yo creo que (Maleck) sí cambió mucho, es una persona mucho más madura, le ayudó ser joven, le tocó pasar la de malas siendo muy joven, lo veo muy diferente en cuanto a su mentalidad, no es un adolescente, tiene muy trazado un objetivo: él saliendo quiere primeramente reparar el daño por el resto de la vida de los niños que se quedaron sin su papá, y además está enfocado al ámbito deportivo y pensar que un deportista joven quiera hacerse cargo de por lo que vivió, habla de una madurez de corto plazo”, dijo el abogado defensor.

El efutbolista ha pasado más de un año en prisión preventiva, y mañana se decide su futuro.

“Él quiere debutar en Primera División, él se ha trazado este objetivo, ha trabajado dentro del reclusorio en sus sesiones deportivas, tiene una dieta estricta, su mamá le lleva los días que le toca sus alimentos, ya empezó a trabajar a doble sesión con la misma finalidad de esperar salir y otra vez incorporarse a las filas deportivas”, afirmó Alberto García.