El secretario de Estado dice que habrá un segundo mandato de Trump, a pesar de su derrota electoral

Video: Mike Pompeo dibujo una pequeña sonrisa en su rostro después de hacer tal afirmación

Pompeo tachó de "ridícula" una de las preguntas de los periodistas.
Pompeo tachó de "ridícula" una de las preguntas de los periodistas.
Foto: JACQUELYN MARTIN / AFP / Getty Images

El secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo este martes durante que “habrá una transición sin problemas a una segunda Administración Trump, a pesar de que los pronósticos dan al demócrata Joe Biden la victoria de los comicios electorales.

El comentario de Pompeo, uno de los mayores aliados del presidente, llegó durante una acalorada conferencia de prensa en el Departamento de Estado cuando le preguntaron si la agencia está preparada para comprometerse con el equipo de transición de Biden.

“Habrá una transición sin problemas a una segunda Administración Trump“, respondió Pompeo.

“Estamos preparados”, continuó.”El mundo está mirando lo que está sucediendo. Contaremos todos los votos. Cuando se complete el proceso, habrá electores seleccionados. Hay un proceso. La Constitución lo establece con bastante claridad. El mundo debe tener plena confianza en que la transición necesaria para asegurarse de que el Departamento de Estado funcione hoy […] y tenga éxito con un presidente que asume el cargo el 20 de enero, un minuto después del mediodía”.

 

Pompeo pareció sonreír levemente después de decir “una segunda Administración Trump”, aunque sus propios comentarios no aclararon si estaba bromeando.

El secretario de Estado también consideró “ridícula” otra pregunta sobre si ha indicado a los diplomáticos que se refieran a Biden como “presidente electo” y si la negativa de Trump a aceptar los resultados socava las frecuentes declaraciones del Departamento de Estado, que piden elecciones justas y libres en otros países.

Sus afirmaciones se dan un día después de que el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, también se alineara con los postulados de Trump y que el fiscal general, William Barr, autorizara investigaciones sobre presunto fraude electoral, a pesar de la falta de evidencias generalizadas.