Mara Gómez, primera jugadora transgénero hace historia en el fútbol argentino

La deportista nunca creyó que fuera posible dar un paso así de importante para su vida personal y carrera deportiva

Ha generado comentarios de homofobia, los cuales el propio club repudia.
Ha generado comentarios de homofobia, los cuales el propio club repudia.
Foto: TW: @vscffem

Una mujer transgénero ha hecho historia en Argentina, luego de hacer su debut en el fútbol profesional en la primera división femenina del país a principios de esta semana.

Mara Gómez, de 23 años, jugó al frente para Villa San Carlos por primera vez después de ser registrada oficialmente por la Federación Argentina el mes pasado.

A pesar de perder el juego 7-1, Gómez estaba llena de emociones positivas después de haber hecho finalmente su debut con la camiseta número siete, y dijo a los medios que esperaba que su logro abriera “nuevos caminos” para otros futbolistas transgénero.

En declaraciones a ESPN, recordó que el deporte le ha servido como vía de escape. Ha sido una auténtica terapia para ella, admite.

“Cuando empecé, el fútbol era una terapia para mí y no podía pensar que fuera posible jugar en la primera división.

Hace unos años era impensable hablar de esto o debatirlo, pero ahora estamos abriendo nuevos caminos. Este es un gran logro. Estoy totalmente agradecida a mi club, a mis compañeros y al cuerpo técnico por abrirme las puertas y mostrarme respeto desde el principio.

Me enorgullece representar a una comunidad, pero también a una parte de la sociedad, y saber que me he convertido en un referente para mucha gente”.

Ha sido una larga espera para que Gomez finalmente haga su primera aparición profesional. La joven de 23 años firmó su contrato con el equipo a principios de este año, pero la liga se vio interrumpida por la pandemia de coronavirus.

Antes de fichar por Villa San Carlos, Gómez había estado jugando en la Baja Platense Football League para Las Malvinas, pero pudo oficialmente dar el paso después de que la AFA confirmara que tenía niveles aceptablemente bajos de testosterona en la sangre.