¿Las aguas comienzan a calmarse? Ronald Koeman inventó un “nuevo” Barcelona que luce mucho mejor

Una nueva formación le dio otra cara y dinámica al equipo azulgrana

Ronald Koeman le ha dado otra dimensión al equipo azulgrana.
Ronald Koeman le ha dado otra dimensión al equipo azulgrana.
Foto: EFE

El Barcelona del más reciente partido parecía ser otro, uno muy distinto al que venía dando tumbos en los últimos partidos de Liga y que estaba a años luz del líder; se le noto mucho mas confiado al equipo azulgrana y parecía que algo había cambiado… y es que sí, algo cambió.

Ronald Koeman sorprendió en Valladolid con un sistema de juego 3-4-3 inédito hasta el momento y que estrenó con una gran actuación, una de las mejores, y con un contundente triunfo por 0-3.

Los tres centrales fueron Ronald Araújo, Clément Lenglet y Óscar Mingueza, las bandas estuvieron ocupadas por Sergiño Dest y Jordi Alba, con Miralem Pjanic y Frenkie de Jong como medio centros. Las posiciones de ataque fueron para Pedro González ‘Pedri’, Martin Braithwaite y Leo Messi.

Según Koeman, eso permitió “tener la posesión del balón y gente entre líneas como Pedri, Messi, De Jong y Pjanic”… ¿Habrá encontrado la fórmula que necesitaba urgentemente este equipo?

Estas son las claves del nuevo sistema que podría sacar al Barcelona de la crisis:

1- La presencia de tres centrales dio seguridad defensiva al conjunto azulgrana y permitió construir el juego desde atrás siempre con superioridad numérica.

2- Liberó de parte de las tareas defensivas a Sergiño Dest y a Jordi Alba, que pudieron ir al ataque sin tener que estar tan pendientes de los delanteros como de costumbre, llegando hasta la línea de fondo con frecuencia.

3- Messi y Pedri pudieron moverse entre líneas con más comodidad de la habitual, hecho que comportó que combinaran entre ellos de forma asidua y efectiva. El mejor ejemplo de ello fue el tercer gol, un golazo entre ambos.

4- El cambio de sistema de juego, eso sí, afecta directamente a jugadores como Antoine Griezmann, Philippe Coutinho y Sergio Busquets que probablemente vean menos minutos debido a sus condiciones. Por ejemplo, Koeman prefirió a Braithwaite que a Griezmann como delantero centro por su capacidad para alargar el campo.

5- Otra clave importante es que este sistema podría no funcionar e incluso fracasar estrepitosamente con rivales que acumulan mayor cantidad de jugadores y más habilidosos al ataque (como el PSG) ya que ante ellos contrincantes deja de existir la superioridad numérica y Dest y Alba no pueden atacar con tanta confianza.