Extremistas prometen regresar a Washington D.C. para la toma de posesión de Joe Biden

"Vendremos en números que ningún ejército o agencia policial podrá igualar", escribió un usuario popular de Parler, una red social de derecha

Extremistas prometen regresar a Washington D.C. para la toma de posesión de Joe Biden
Los seguidores de Trumpo ingresaron con violencia al Capitolio.
Foto: JIM LO SCALZO / EFE

A raíz de los disturbios violentos del miércoles en el Capitolio, los partidarios extremistas de Trump se sienten envalentonados y prometen regresar a Washington D.C. para la toma de posesión del presidente electo, Joe Biden, el 20 de enero, organizándose y uniéndose en plataformas en línea.

“¡Muchos de Nosotros regresaremos el 19 de enero de 2021, portando Nuestras armas, en apoyo a la determinación de Nuestra nación, que [sic] el mundo nunca olvidará! Iremos en números que ningún ejército o agencia policial podrá igualar”, escribió un popular usuario de Parler, la nueva red social de derecha, que publica con frecuencia mensajes sobre las teorías de conspiración de QAnon y que está siendo rastreado por la Liga Anti-Difamación (ADL, por sus siglas en inglés).

Parler, algunos canales de la aplicación de mensajería Telegram y la plataforma TheDonald.win se utilizaron para planificar y coordinar la manifestación del 6 de enero, la cual se convirtió en una turba violenta. Los mensajes difundidos manifestaban explícitamente la intención de “ocupar” el Capitolio. Seguidores de las teorías de la conspiración de QAnon y personas asociadas a milicias tuvieron una presencia visible en la multitud del miércoles.

“Segunda ronda el 20 de enero. Esta vez sin piedad. Ni siquiera me importa mantener a Trump en el poder. Me importa la guerra”, publicó una persona anónima en la plataforma TheDonald.win, que está llena de comentarios publicados por personas que elogiaron a los alborotadores del miércoles como “héroes”.

La policía trabaja para identificar a quienes inrrumpieron en el edificio del Capitolio y están preocupados por si el día de la toma de posesión de Biden se convierte en un nuevo objetivo. “Hay cada vez más preocupación de que los extremistas violentos se envalentonen por la violación del Capitolio, lo que significa que el tiempo corre para acabar con las incitaciones a la violencia de mayor influencia antes de que actúen de nuevo”, dijo Frank Figliuzzi, ex director asistente del FBI y analista de seguridad nacional a NBC News, cadena hermana de Telemundo.

Las fuerzas del orden federales y locales han realizado docenas de arrestos hasta ahora en relación con el asalto al Capitolio del miércoles y por violaciones del toque de queda que siguió.

El Servicio Secreto, que es responsable de la seguridad pública el día de la toma de posesión de Biden, no contestó de inmediato a una petición de comentarios. El Departamento de Seguridad Nacional, que supervisa el Servicio Secreto, redirigió a NBC News, cadena hermana de Telemundo, al Servicio Secreto.

Según el Servicio de Parques Nacionales, que maneja los permisos para manifestaciones en D.C., hay siete solicitudes de permisos de la Primera Enmienda en proceso para esa fecha, una de las cuales es claramente para partidarios de Trump.

Megan Squire, profesora de informática en la Universidad de Elon y miembro principal del Southern Poverty Law Center, que rastrea el extremismo en línea, dice que le preocupa que, dado que Trump probablemente no estará en la toma de posesión, los extremistas se centrarán en Biden.

“El día 6 de enero, sus energías se enfocaron en el Congreso. El día 20, se centrarán en Biden. Eso es preocupante, especialmente porque no sienten remordimiento ni vergüenza. Ahora mismo la situación no pinta muy bien”, dijo.

Erigen barricadas tras una nueva cerca alrededor del Capitolio tras el asalto del miércoles. /Foto: MICHAEL REYNOLDS/EFE

Squire ha estado recolectando avisos de hasta 10 concentraciones planificadas para el 17 de enero organizadas por miembros del movimiento de milicias de extrema derecha que se hacen llamar “Boogaloo boys”. Este movimiento se conoció el año pasado, cuando apareció en manifestaciones que pedían la protección de los derechos otorgados por la Segunda Enmienda. El grupo ha estado en el radar de las fuerzas del orden por actividad antigubernamental.

Entre las mayores preocupaciones, está la constatación del ardor expresado en línea por seguidores de teorías llamadas aceleracionistas, considerados entre los más violentos y radicales del movimiento supremacista blanco, ya que respaldan la idea de que una guerra racial es inminente.

“En general, el poder del sistema recibió un gran golpe ayer”, escribió una persona en un canal de Telegram poblado por aceleracionistas. “[Los aceleracionistas] están encantados y hablando sobre cómo explotar reivindicaciones. Están en estos grupos de Telegram completamente exaltados con eso”, dijo Squire.

El hecho de que tome posesión un nuevo presidente, según el presidente de la ADL, Jonathan Greenblatt, no significa que los extremistas pro-Trump pasarán a un segundo plano. “La narrativa conspirativa y sin fundamento de una elección robada continuará animando a los extremistas durante algún tiempo”, agregó la investigadora.