Por qué Google celebra el día de MLK y por qué es un día importante para los latinos

Martin Luther King Jr. y César Chávez intercambiaron mensajes de apoyo en 1966

Por qué Google celebra el día de MLK y por qué es un día importante para los latinos
Doodle dedicado a Martin Luther King Jr.
Foto: Google / Cortesía

Google celebra fechas destacadas cambiando el “doodle” de su página principal, es decir, el dibujo que se ve sobre el campo de búsqueda en Google.com. Y hoy, tercer lunes de enero, en Estados Unidos se celebra el 26º aniversario del día festivo a nivel federal en honor al Dr. Martin Luther King Jr (MLK).

En momentos en que el país está dividido como pocas veces antes, y a sólo dos días de la toma de posesión de un nuevo presidente, Joe Biden, el sueño de igualdad racial de MLK es tan relevate como siempre. Un sueño que inspiró a niños, adolescentes y adultos jóvenes. El doodle, según un comunicado de Google, busca “representar este activismo intergeneracional en las escenas paralelas de los mítines de la década de 1960 en la izquierda y los murales modernos por la justicia social en la derecha”.

Ese movimiento del sueño del Dr. King ha sido fundamental para la lucha por los derechos de la comunidad latina también. MLK mantuvo comunicación con César Chávez, la figura hispana más reconocida en la lucha por los derechos sociales.

“Nuestras diferentes luchas en realidad son una sola, una pelea por la libertad y dignidad humana. Tú y tus compañeros han demostrado un compromiso para hacer justicia sobre todos aquéllos que han sido explotados. Nos unimos en espíritu y determinación porque nuestros sueños de un mejor mañana se harán realidad”, dice el telegrama que el Dr. King Jr. envió en 1966 a Chávez, al reconocer su trabajo por justicia laborar en la agricultura.

“Por todo lo aprendido y por su sacrificio por los pobres y oprimidos, el Dr. King estará por siempre en los corazones de los campesinos”, aseveró en su momento Chávez.

Sobre el doodle y MLK

El doodle de hoy, ilustrado por la artista invitada con sede en Pittsburgh Noa Denmon, celebra el vigésimo sexto aniversario del día conmemorativo a nivel federal y día de servicio en honor del Dr. Martin Luther King Jr., un pionero de los derechos civiles. El legado del Dr. King ha alterado para siempre la trayectoria de la historia de los Estados Unidos e inspirado a varias generaciones a unirse en la búsqueda de la igualdad y la justicia social.

El Rev. Dr. Martin Luther King Jr. nació en Atlanta, Georgia el 15 de enero de 1929 y dedicó su vida a la búsqueda de la igualdad racial. Encabezó algunas de las manifestaciones más innovadoras de Estados Unidos en nombre de la justicia racial. Entre estos se encontraban los boicots de autobuses de Montgomery de 1955 a 1956, protestas pacíficas que se consideraron la primera manifestación masiva del país contra la segregación, y la marcha de Selma a Montgomery a través del puente Edmund Pettus en 1965, donde los manifestantes marcharon para exigir el fin de la discriminación en el registro de votantes. Además, durante la histórica Marcha de 1963 en Washington, el orador pronunció su ahora famoso discurso “Tengo un sueño” ante unas 250 mil personas.

El Dr. King jugó un papel clave en la aprobación de la legislación estadounidense transformadora, desde la Ley de Derechos Civiles de 1964, que prohibió la segregación pública y la discriminación laboral, hasta la Ley de Derechos Electorales de 1965, que implementó cambios radicales para combatir la privación de derechos de los votantes por motivos de raza. En 1964, a la edad de 35 años, fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz, convirtiéndose en la persona más joven de la historia en ese momento en recibir este honor.

El sueño del Dr. King de igualdad racial inspiró a niños, adolescentes y adultos jóvenes a unirse al movimiento, y muchos de ellos asistieron a reuniones, marchas y manifestaciones desde una edad temprana.

Hoy y todos los días, las personas de todas las edades honran su legado invadiendo sus comunidades y tomando medidas para construir un futuro mejor.