Plan de reforma migratoria de Biden emociona a congresistas hispanos y activistas

Líderes políticos y activistas de los derechos de los migrantes recibieron con buenos ojos la propuesta de la nueva administración

Plan de reforma migratoria de Biden emociona a congresistas hispanos y activistas
Millones de migrantes depositan su fe en la reforma migratoria de Joe Biden.
Foto: Chip Somodevilla / Getty Images

Legisladores del Caucus Hispano, integrado actualmente solo por congresistas demócratas, y grupos activos en la defensa de los inmigrantes reaccionaron el miércoles con entusiasmo al proyecto de ley de reforma migratoria que el recién investido presidente Joe Biden envió al Congreso en el primer día de su mandato.

“El Caucus Hispano trabaja activamente con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el jefe de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, y el presidente Biden para asegurar que la reforma migratoria sea aprobada en esta sesión del Congreso”, afirmó el presidente del bloque legislativo, Raúl Ruiz, demócrata de California.

El sistema de inmigración legal en Estados Unidos ha estado quebrantado por décadas y hay en el país alrededor de 11 millones de extranjeros indocumentados sin que los gobiernos demócratas o republicanos, y los cambios de mayorías en el Congreso, hayan sido capaces de aplicar una reforma integral.

El intento más reciente ocurrió en 2013 cuando, durante la segunda presidencia de Barack Obama, a iniciativa de un grupo de cuatro senadores demócratas y cuatro republicanos el Senado aprobó una ley sobre seguridad fronteriza y modernización del sistema migratorio.

La Cámara de Representantes, entonces con mayoría republicana, no votó la legislación y esta expiró al término de la sesión legislativa.

Cambio de administración

La Presidencia de Donald Trump (2017-2021) estuvo marcada por una retórica xenófoba, la restricción al asilo, la separación de familias migrantes, la detención de decenas de miles de indocumentados a la espera de la deportación, y la cancelación del programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia), que ha quedado en suspenso en la Corte Suprema.

La presidenta de UnidosUS, Janet Murguía, indicó que “los anuncios de hoy sobre acciones legislativas y ejecutivas reconocen la necesidad, largamente postergada, de abrir una senda a la ciudadanía para casi 11 millones de individuos indocumentados que por mucho tiempo han contribuido a nuestras comunidades y a la nación”.

“Se han marcado el tono y el propósito para los próximos cuatro años. Aplaudimos esta visión nueva, audaz e innovadora para la política migratoria. Nuestra tarea recién empieza y trabajaremos con el Gobierno de bien en estos próximos 100 días y más allá para que este proyecto sea ley para nuestras comunidades y el país”, agregó.

En el primer día de su gestión el presidente Biden “ha presentado la propuesta legislativa sobre inmigración más audaz y progresista de nuestra historia, en un reconocimiento del compromiso, el liderazgo y el poder de los grupos de color que han trabajado para esto”, indicó en un comunicado United We Dream, la mayor agrupación de “soñadores” (beneficiarios de DACA).

“El marco de la propuesta de Biden para la migración no es accidental. Está moldeado por el compromiso inclaudicable de defender y luchar por la dignidad de todos los indocumentados. Pero nuestra lucha no termina aquí. Hoy es, apenas, el comienzo”, dijo Greisa Martínez Rosas, directora ejecutiva de United We Dream.

Muchos prefieren apoyar sin ilusionarse demasiado

Otros activistas dieron un tono de condicionalidad en su apoyo a las propuestas de Biden, indicando que observarán cuidadosamente las políticas del nuevo Gobierno y la labor de los legisladores.

Después que Biden publicó su proyecto de ley “queda por ver si los residentes del Valle del Río Grande podremos, finalmente, respirar con alivio o tendremos que seguir luchando por la reunificación de nuestras familias y la desmilitarización de nuestra patria”, dijo Juanita Valez Cox, directora ejecutiva de La Unión del Pueblo Entero (LUPE).

Daniel Díaz, un organizador de LUPE -grupo fundado en 1989 por los activistas César Chávez y Dolores Huerta-, dijo que el concepto de “Sí se puede” significa que “no esperamos que los funcionarios elegidos o los presidentes nos den el mundo que necesitamos: nosotros lo construimos juntos“.

“Nuestra organización marcará ahora el curso del nuevo Gobierno para los próximos cuatro años con una agenda de justicia racial para las comunidades fronterizas que el Gobierno de Biden no debe ignorar. Este gobierno debe dar a las comunidades fronterizas lo que previos gobiernos no han dado”, añadió.

Manar Waheed, de la Unión de Libertades Civiles (ACLU), dijo que los anuncios de Biden “son primeros pasos, y bienvenidos, después de cuatro años de ataques brutales contra los afroamericanos y morenos”.

Pero es mucho más lo que hay que hacer. El nuevo Gobierno hereda políticas horrendas del Gobierno de Trump, y debe cambiar rápida y decisivamente el curso”, advirtió.

Buscan generar un impacto positivo rápidamente

El director de políticas del American Immigration Council, Jorge Loweree, señaló que “la visión del presidente Biden para una reforma migratoria es un paso bienvenido y extraordinario para Estados Unidos, incluidos los millones de personas atrapadas en un sistema anticuado que no responde ya a las necesidades de la nación”.

El jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Ron Klain, indicó las acciones ejecutivas que Biden adoptará en los primeros 10 días, aparte del proyecto de ley de reforma migratoria, y Wade Henderson, de la Conferencia de Liderazgo sobre derechos Civiles y Humanos, opinó que esas medidas “tendrán impacto inmediato en las vidas de tanta gente que necesita ayuda desesperadamente“.

Esos decretos esperados se refieren a la veda de viajeros procedentes de países con mayoría musulmana, la suspensión de desalojos, y el apoyo a las comunidades minoritarias para hacer frente a la pandemia de COVID-19.

LEER MÁS
Biden termina con política de Trump sobre el Censo: asegura que indocumentados sean contados
Biden revierte orden ejecutiva de Trump que criminalizaba a los 11 millones de indocumentados de EE.UU.