Un sitio de vacunación contra Covid-19 de Texas rechazó a indocumentados

Los expertos en salud dicen que estas situaciones socavan los esfuerzos para vacunar a los latinos

Un sitio de vacunación contra Covid-19 de Texas rechazó a indocumentados
Foto: Joe Raedle / Getty Images

Jesús Díaz, un prediabético de 61 años, había esperado meses para conseguir una cita en un sitio de vacunación contra el coronavirus en la región del Valle del Río Grande, en Texas.

Pero cuando el inmigrante mexicano indocumentado llegó al frente de la línea de la clínica de vacunación de la Universidad de Texas en el Valle del Río Grande el fin de semana pasado, después de una espera de cuatro horas, un miembro del personal le dijo que no sería vacunado.

“Las vacunas aquí son exclusivas para ciudadanos estadounidenses y residentes legales de este país”, dijo Díaz a The Washington Post, que le dijo un miembro del personal. “No podemos ayudarte. Lo siento mucho, pero estas son las reglas”.

No se requiere prueba de residencia y ciudadanía para recibir una dosis de vacuna en Texas.

Pero aunque Díaz lo sabía, también temía que los miembros del personal pudieran llamar a las autoridades de inmigración si él causaba una escena, así que después de una breve discusión, cedió su lugar en la fila y se fue sin vacunar.

“Sentí tanta vergüenza e ira al mismo tiempo”, dijo Díaz a The Washington Post. “Me sentí discriminado, pero no quería seguir insistiendo”.

Racismo, discriminación y riesgos de salud

Díaz no estaba solo. Al menos 14 personas han sido rechazadas por error de los sitios de vacunación de la universidad debido a su residencia o estatus migratorio, dijo un portavoz de la universidad a The Post, ilustrando una de las muchas barreras que enfrentan los estadounidenses indocumentados para vacunarse.

Los expertos en salud dicen que una avalancha de información errónea se ha dirigido a la comunidad indocumentada, que también enfrenta temores persistentes de que las autoridades puedan verificar su estado migratorio en las clínicas.

Entre los inmigrantes latinos, las afirmaciones falsas sobre vacunas se están propagando tan rápido como el virus.

Desde entonces, la universidad se disculpó por negarle las dosis de la vacuna a Díaz y a otros pacientes elegibles, y agregó que su personal recibió instrucciones incorrectas sobre cómo interpretar la guía estatal.

“Sabemos que espera algo mejor de nosotros, y lamentamos profundamente no mantener nuestro estándar de excelencia en un momento en que nuestra comunidad más nos necesita”, dijo John H. Krouse, decano de la facultad de medicina de la universidad, en un Declaración del jueves.

>>Biden quiere asegurar que los indocumentados se vacunen y reciban ayuda

>>Desconfianza de indocumentados en autoridades migratorias complica vacunación en estados del sur

>>Vacunar también a indocumentados, el compromiso de la Administración Biden

Inmigrantes indocumentados sí son rechazados para las vacunas

El gobierno de Joe Biden ha prometido que los inmigrantes indocumentados tendrán el mismo acceso a las vacunas contra el coronavirus que los ciudadanos o residentes legales. También ha prometido que los sitios de vacunación serán zonas libres de control de la inmigración.

Pero algunos estados ya han contradicho la postura de la administración Biden sobre el tema.

El mes pasado, el gobernador de Nebraska, Pete Ricketts, fue criticado después de decir que no esperaba que los inmigrantes indocumentados que trabajaban en las instalaciones de empaque de carne se vacunen bajo el programa estatal. Poco después, un asistente de Ricketts aclaró sus comentarios al señalar que aquellos sin estatus legal tendrían que esperar al final de la fila.

Rechazo y temor

UT Health Rio Grande Valley, con campus en la frontera entre Estados Unidos y México, se vio obligado a disculparse después de que Abraham Díaz tuiteó el 20 de febrero que a su padre se le negó una vacuna porque era indocumentado.

Su historia provocó críticas a UTRGV en las redes sociales y una protesta de La Unión Del Pueblo Entero, una organización comunitaria fundada por el líder de derechos civiles César Chávez, donde Díaz es miembro del personal.

UT Health RGV dijo en un comunicado el jueves que “actualmente estamos al tanto de aproximadamente 14 personas que se vieron afectadas por nuestros errores”, y todas estaban siendo reprogramadas.

“Sabemos que espera algo mejor de nosotros, y lamentamos profundamente no mantener nuestro estándar de excelencia en un momento en que nuestra comunidad más nos necesita”, dijo UT Health RGV en el comunicado, que siguió a una respuesta inicial tuiteada a Díaz y una disculpa el sábado que LUPE dijo que era inadecuada.

Pero Díaz dijo a The Post que ya no desea volver a ese sitio luego del humillante episodio.

“Realmente no quiero ir allí”, dijo. “Me da vergüenza volver. Quiero buscar otra opción donde no me vuelva a pasar lo mismo”.

El miércoles, la universidad publicó un aviso público que prometía que “UT Health RGV no negaría una vacuna a ninguna persona elegible en función de la residencia o el estado migratorio de la persona”. La universidad también alentó a cualquier persona a la que se le haya negado previamente la vacuna debido a su residencia o estatus migratorio a que se comunique con la escuela para reprogramar sus citas.

Díaz dijo que espera que su experiencia pueda enseñar a otros inmigrantes indocumentados que si hablan en contra de las injusticias, tienen la oportunidad de cambiar las cosas.

“Haz que se escuche tu voz y no tengas miedo”, dijo.