Las revelaciones más impactantes de la entrevista de Harry y Meghan Markle

Los duques de Sussex hablaron con Oprah Winfrey en un especial de dos horas

Las revelaciones más impactantes de la entrevista de Harry y Meghan Markle
Los duques de Sussex, Harry y Meghan Markle.
Foto: Joe Pugliese / Harpo Productions / Getty Images

Este domingo por fin se ha emitido en la televisión estadounidense la esperada entrevista de Oprah Winfrey con los duques de Sussex. Harry y Meghan Markle han aprovechado la ocasión para anunciar que el bebé que esperan será una niña, pero ése no ha sido el único secreto que han revelado a lo largo del especial de dos horas.

En contra de lo que todo el mundo creía, la pareja no contrajo matrimonio el 19 de mayo de 2018 en la capilla del castillo de Windsor, sino que lo hizo en secreto tres días antes de su mediático enlace. Aunque cueste creerlo, antes de comprometerse y pasar por el altar Meghan no sucumbió a la tentación de googlear a su futura familia política, así que no comprendía del todo qué implicaría su nueva posición como royal. De hecho, Sarah Ferguson -tía de Harry y ex mujer del príncipe Andrew- tuvo que enseñarle a hacer correctamente una reverencia a la entrada del Royal Lodge de Windsor, justo antes de su primer encuentro con la reina Isabel, cuando la ex actriz descubrió que así era como debía saludar a la abuela de su futuro marido.

Su cuñada Kate fue quien la hizo llorar antes de su boda y no al revés, como se aseguró en su momento, pero eventualmente se disculpó con ella enviándole un ramo de flores para responsabilizarse de sus actos. Meghan se ha limitado a afirmar que no tuvieron un enfrentamiento y se ha resistido a dar detalles al respecto de por qué considera que no sería justo para la duquesa de Cambridge.

Ciertos miembros de la monarquía expresaron su preocupación por el tono de piel de Archie antes de su nacimiento y, más en concreto, ante la posibilidad de que fuera “demasiado marrón”. Ni Harry ni Meghan han querido dar nombres porque saben que podrían dañar para siempre la reputación de dichas personas, pero él reconoce que se trató de una conversación muy incómoda que le dejó muy confundido. En contra de lo que dicta el protocolo, al bebé no se le otorgó automáticamente el título de príncipe o princesa ni su propio dispositivo de seguridad.

“La idea de que nuestro hijo no estuviera a salvo, y también de que el primer miembro de color de esta familia no tuviera el mismo título que el resto de nietos… La otra parte clave de aquella conversación fue que… cuando eres el nieto del monarca, automáticamente Archie y nuestro próximo bebé serían príncipes o princesas. Nadie tiene derecho a quitarles eso. Cuando estaba embarazada, dijeron que querían acabar con esa tradición, ¿pero por qué?”, ha lamentado Meghan.

En contra de lo que muchos piensan, al día de hoy Harry mantiene una muy buena relación con su abuela pese a su salida de la monarquía británica, y a lo largo del último año han hablado más de lo que lo habían hecho en la última década.

Paul Bettany revela el secreto tras los músculos que luce en la serie “WandaVision”

Mariah Carey recibe una demanda de su hermano a cuenta de su polémica biografía

Selena Gomez publica el “tracklist” de su nuevo disco en español