Así lucía por dentro la mansión abandonada de Steve Jobs antes de ser demolida en California

Un fotógrafo visitó hace varios años la casa del fallecido CEO de Apple y captó imágenes nunca antes vistas sobre su estilo de vida, incluso se metió a nadar hasta a su piscina

Steve Jobs tuvo una mansión que le dio varios dolores de cabeza porque no lo dejaban demolerla.
Steve Jobs tuvo una mansión que le dio varios dolores de cabeza porque no lo dejaban demolerla.
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

El magnate Steve Jobs, quien murió el 5 de octubre de 2011, contaba con una hermosa mansión en Woodside, California, la cual trató de demoler por más de 10 años, siendo hasta poco antes de su lamentable deceso que finalmente pudo hacerlo.

Antes de que fuera reducida a los escombros, la propiedad, también conocida como Jackling House, fue visitada por Jonathan Haeber, un fotógrafo de casas abandonadas, quien mostró, por medio de su lente, cómo lucía el emblemático lugar en aquel entonces.

Las imágenes captadas por Haeber fueron revividas recientemente por el diario New York Post, en las cuales se podían apreciar algunos de los rincones del inmueble construido, en el año de 1925, por el afamado arquitecto George Washington Smith.

La casa contaba con una extensión de 17,250 pies cuadrados y se ubicaba en un terreno que rozaba los 6 acres.

Durante su tour, Haeber captó algunas de sus 30 habitaciones, las cuales estaban en un estado avanzado de abandono y deterioro.

En una situación totalmente opuestas estaban las áreas verdes y la piscina, las cuales lucían como si el tiempo no hubiera pasado por ellas, a tal grado que Haeber se armó de valentía y se dio un chapuzón.

“Salí una noche y me fui a nadar en su piscina. Jobs tenía toda la intención de conservar el paisaje y la tierra. Su idea de demoler la casa fue para poder poner una casa más pequeña, más de su agrado. Así que es normal que las casas abandonadas tengan a alguien que mantenga la piscina”, declaró Haeber.

¿Cuál es la historia de la casa?

El primer inquilino de la residencia fue Daniel Jackling, un reconocido magnate de la minería de cobre, quien le inyectó todo su estilo.

El inmueble pasó, en 1984, a manos de Steve Jobs, quien desembolsó $3.5 millones de dólares por él, sin embargo, después de un tiempo buscó demolerlo para construir una casa más pequeña en su lugar.

Desde el año 2000 dejó de darle mantenimiento y dejó que el abando hiciera de las suyas, pues buscaba que el gobierno la demoliera por sus condiciones, sin embargo, sus planes no salieron como lo pensaba.

Fue hasta mayo del 2009 que el Ayuntamiento de Woodside le otorgó el permiso de demolición, pero con la condición de que permitiera que la mansión fuera desmontada y trasladada a otro lugar, ya que era considerada como un edificio histórico.

En febrero de 2011 fue finalmente reducida a los escombros y de ella ya solo quedan los recuerdos y las fotografías tomadas por Jonathan Haeber.

Para ver más imágenes de su invasión a la casa de Steve Jobs, da clic aquí.

Sigue leyendo:

Estos son todos los escándalos que Enrique Guzmán ha protagonizado… ¡en su propia casa!

Conoce la casa de Arizona, en pleno desierto, que el fallecido rapero DMX perdió por sus deudas

Conoce por dentro el Castillo de Windsor, el lugar donde murió el príncipe Felipe de Edimburgo

Así luce el palacio donde nació el príncipe Felipe de Edimburgo en la mesa del comedor