Líder de la principal organización de deportados en México vuelve con papeles… ¡y a Los Ángeles!

Israel Concha, el fundador de una de las principales organizaciones de repatriados en México, "New Comienzos", regresa a Los Ángeles, Estados Unidos, pero ahora con papeles después de ser deportado hace siete años.

Líder de la principal organización de deportados en México vuelve con papeles… ¡y a Los Ángeles!
Israel Concha durante la marcha del 1 de mayo en Los Ángeles.
Foto: Israel Concha / Cortesía

MEXICO.- El oficial de migración en Los Ángeles devolvió el pasaporte a Israel Concha y le dijo: “Welcome”. Presionó el botón rojo y las puertas de los Estados Unidos de América se abrieron para el fundador de una de las principales organizaciones de repatriados en México, New Comienzos; siete años atrás, otro oficial lo había echado deportado del país con los brazos abiertos de adelante para atrás, como si arreara ganado por el Puente Internacional Número II.

“Estados Unidos puede volverse tu mejor amigo o tu peor enemigo”, concluyó Israel Concha de avanzada por la puerta grande, por el aeropuerto, con papeles en mano por aquel pasillo pulcrísimo de paredes blancas y alfombra gris que desembocaba en una puerta de cristal con otro letrero de bienvenida de frente: “Welcome to Los Angeles”.

Cuando Israel Concha cruzó aquel umbral —y sólo entonces — supo que había cerrado un ciclo: el ciclo de ser el deportado en México que peleaba por una oportunidad de sobrevivencia por llevarse unos pesos a la bolsa, de entender una cultura que le resultaba ajena a pesar de haber nacido ahí, de no tener a la familia y de construir una organización con otros miles como él.

New Comienzos nació para ayudar a amortiguar las penurias de alrededor de 70,000 mexicanos deportados cada mes que se enfrentan a su país, sea porque nunca lo conocieron realmente o porque sus padres se los llevaron muy pequeños o porque lo habían olvidado: el desempleo, la inseguridad, el hacinamiento, los malos salarios…

De todo ello recordaba Israel paso a paso hacia las calles de Los Ángeles y sus extendidas viviendas en horizontal, apenas con una maleta y con Nico, la mascota de la organización. La vida está llena de ciclos y contradicciones. Cuando aterrizó el avión en territorio estadounidense sintió paz y nostalgia.

Ingreso a Los Angeles
Ingreso a Los Ángeles (Foto: cortesía Gardenia Mendoza).

Pero no hubo tiempo mucho tiempo de explorar sobre esos sentimientos encontrados (¿o complementarios?) porque cuando en el pasaporte pasó por el escáner la alerta roja se encendió y los protocolos se activaron y un oficial de la CBP lo llevó para el famoso “cuartito”, donde llevan a todos los extranjeros sospechosos.

Y haber sido deportado antes con Visa U ahora es motivo de suspicacia máxima.

¿Qué por qué lo deportaron? Porque era indocumentado y se pasó un alto cuando conducía un servicio de taxi tipo uber, un vehículo que era parte de la empresa que había fundado. ¿Por qué le dieron la visa U? Porque denunció la agresión por parte de su rival en el negocio de transportes quien lo mandó a golpear en Texas, donde vivía.

¿Por qué hasta ahora usaba la visa si se la dieron en 2018? Porque no la había necesitado.

¿En qué andaba?

Israel Concha estuvo ocupado en  hacer una especie de “Sueño Mexicano” para los deportados desde 2014, apenas puso un pie en Nuevo Laredo, cuando el oficial de ICE quedó atrás y él con un dolor en el alma en una de las ciudades más violentas del mundo y sin saber que pronto sería secuestrado. Salvó el pellejo por un descuido de su cuidador.

Llegó a la Ciudad de México gracias a “aventones”, a viajes de dedo, con una mano adelante y otra atrás, porque se había gastado todo el dinero que tenía en pelear su caso para no ser deportado. Dos años en un centro de detención migratoria, el tiempo en que nació el hijo que no conoció porque su ex mujer estaba embarazada.

El principal trabajo para los mexicanos bilingües en la CDMX son los call centers de ventas y servicios. Las empresas de EEUU, para ahorrarse costos, contratan a deportados con bajos sueldos: los buscan por las calles y las estaciones de Metro donde ellos rondan: les ofrecen 1,200 dólares mensuales pero comienzan pagando 400.

Ahí se dio cuenta Israel que había mucha depresión entre los deportados por la disminución de su calidad de vida, por la soledad, los malos salarios y así surgió la idea de independizarse, de hacer sus propios call centers y una organización de ayuda que diera clases de español, ayuda psicológica, apoyos de emergencia para los recién llegados, albergues, comida…

“Así surgió New Comienzos”, resumió Israel a punto de abordar el taxi angelino a finales de abril pasado. Tomó  el cargador de perros de tela, se lo cruzo por el hombro y metió a Nico dentro.

¿Quién usó a quién? El gobierno de Enrique Peña Nieto para congraciarse con los migrantes al darles fondos para proyectos productivos (de los que siempre había un moche de dinero para los operadores del gobierno) o ¿fueron los migrantes de retorno realmente beneficiados?

De cualquier modo era mejor tiempo que  con Andrés Manuel López Obrador que les quitó todo. Cero presupuesto para migrantes. Fueron tiempos violentos. Los integrantes de New Comienzos se las vieron negras, tocando puertas.

Luego vinieron algunos contratos con empresas de Estados Unidos para que desde México llevaran la logística de servicios de transporte; también fundaron una compañía de contabilidad y algunas otras de enseñanza de inglés, de sanitización.  No faltaron algunos inconformes con el liderazgo de New Comienzos.

Por eso hubo amenazaron de muerte  y una denuncia en el Ministerio Público.

Después vino la pandemia y la organización otra vez se complicó. Buscaron apoyos en los gobiernos de los estados porque había mucho deportado desempleado, pero no lograron nada. Apenas unas despensas. Mientras tanto la inseguridad se había ensañado con algunos deportados.

Israel Concha y la mascota de la organización New Comienzos
Israel Concha y la mascota de la organización New Comienzos (Foto: cortesía Gardenia Mendoza).

El peor momento fue cuando desapareció Gerardo Torres. Hasta la fecha no aparece y el asalto a varios otros y una balacera en las afueras del departamento de Israel.

Ya entrado el mes de marzo pasado, New Comienzos se quedó con un solo contrato. Habían perdido sus oficinas en el Monumento a la Revolución para no descapitalizarse. Israel Concha sabía que eran tiempos de tomar decisiones. ¿Por qué no regresar a EEUU y buscar nuevas empresas aliadas que contraten a repatriados en México?

Israel Concha divisó desde el taxi angelino  a los rascacielos. Se aproximaba a un nuevo hogar, pero, a diferencia de 2014 con un capital para empezar operaciones en el distrito financiero de Los Ángeles. Sólo tiene año y medio de permiso de entrada y salida. Un tiempo suficiente para empoderarse como oficina de New Comienzos “completamente binacional”. Muchos de la comunidad podrían aplicar para Visa U.

El primero de mayo de 2021 estaba en puerta. ¡Sí vamos a marchar para que también se piense en los deportados en esta lucha por la Reforma Migratoria! ¡Sí, otra vez en EEEUU!

 Seguir Leyendo: Un gobernador desaforado y un estado que se desangra: Tamaulipas