El reto de quitar candidaturas a violadores, proxenetas, golpeadores…

Políticos en México han logrado evadir obstáculos para encumbrarse con candidaturas de diversos niveles rumbo a las elecciones del próximo 6 de junio, esto a pesar de ser acusados de agresión, acoso sexual, violación o pornografía infantil.

El reto de quitar candidaturas a violadores, proxenetas, golpeadores…
Félix Salgado Macedonio, excandidato a Gobernador de Guerrero (centro der.), fue acusado de violación y acoso sexual.
Foto: Agencia Reforma

MEXICO.- Aparecen en páginas de escuelas y colectivos feministas por tener abusos sexuales múltiples, denuncias legales ante las fiscalías de diversos estados por violación o por no pagar la pensión alimenticia a sus hijos. Uno de ellos hasta apareció en un chat que llamaban “Sierra XXX”, donde se compartía pornografía de mujeres indígenas de la sierra Mixe.

Sin embargo, esos políticos han logrado sortear obstáculos, serpentear por los caminos de sus partidos y encumbrarse con candidaturas de diversos niveles para las elecciones del próximo 6 de junio.

Todo a pesar de que el Instituto Nacional Electoral (INE) los obliga a presentar una declaración de no existencia de antecedentes penales por cualquiera de los tipos de violencia en contra de las mujeres y a no tener adeudos alimentarios. El condicionamiento se conoce como “3de3” contra la violencia de género y pretende que los partidos eviten en sus candidaturas a perfiles misóginos.

Pero los candidatos mintieron y fue necesario que Observatoria Todas MX, un colectivo conformado por más de 100 organizaciones defensoras de derechos humanos y colectivas feministas hiciera el trabajo de documentar los casos de violencia de género ejercida por aspirantes a un cargo público.

Observatoria Todas MX buscaron entre las denuncias públicas de los estados, de ministerio público en ministerio público. Trabajo de buscar una aguja en un pajar.

Así descubrió que había candidatos a diferentes cargos de elección popular entre los 10 partidos nacionales que tenían tras de sí una estela de acusaciones de agresión, acoso sexual, violación o pornografía infantil.

En sus redes sociales, el colectivo escribió: “Acá las feministas les estamos haciendo la chamba de investigar a sus candidatos”.  Y soltó la lista de los denunciados: 78 en total. Hasta ahora. Y siguen buscando.

De ellos destacan, quienes quieren una curul en diferentes congresos: Alfonso Vázquez (Morena) por denuncias de violación igual que Isaac Pérez Esparza (Verde Ecologista) y Hugo Carballo Hernández de Movimiento Ciudadano por acoso y abuso sexual. Entre los aspirantes a alcaldías: Rafael Martínez Torres, contendiente en Isla, Veracruz; Édgar Salomón Escorza, en San Martín Texmelucan, Puebla; Érick Flores en Santo Toribio Xicohtzinco, Tlaxcala; Charly Maya, en Querétaro y Emmanuel Govea Díaz en Santa María del Río, San Luis Potosí.

Todos por abuso, agresión o violación sexual a varias mujeres y hasta menores como en Govea Díaz.

La ley y la impotencia

La razón por la que muchos candidatos continúan en sus candidaturas a pesar de los escándalos y los antecedentes legales sentados en actas ante el ministerio público es porque la decisión depende de los Institutos Electorales de los estados y, mientras algunos ellos consideran que una denuncia es suficiente para retirar la candidatura (en Coahuila); otros, como en Puebla, argumentan que sólo se quitaran si ¡hay sentencias!

“Sólo si la autoridad judicial determina que se cometió un delito de índole sexual esta persona estaría impedida en términos de la normatividad vigente para poder ser postulada a un cargo de elección popular”, explicó Marcos Rodríguez, vocal ejecutivo del órgano electoral poblano.

La postura del Instituto Electoral en Puebla es importante en este tema porque el diputado federal por Morena, Saúl Huerta (63 años), fue detenido en la Ciudad de México en abril pasado por presunto abuso sexual en contra de un niño de 15 años quien dijo que intentó abusar sexualmente de él; el funcionario insinuó que había sido un montaje para golpearlo políticamente.

Argumentos similares presentó en su momento, Félix Salgado Macedonio, ex candidato a gobernador de Guerrero, acusado de violación por dos mujeres, y David Monreal aspirante a

gobernador de Zacatecas y hermano del jefe de la bancada de Morena en el Senado, Ricardo Monreal.

David Monreal aparece en un video tocando los glúteos de su compañera de partido, Rocío Moreno, candidata a presidenta municipal de Juchipila; él dijo que fue un “un roce involuntario”.

Como sea, la permanencia de las candidaturas queda en manos de la buena voluntad de los partidos porque la mayoría de los institutos electorales argumenta que no pueden retirar la candidatura si no hay sentencias y en el sistema de justicia mexicano los niveles de impunidad son del 98%.

La consejera electoral Carla Humphrey, presidenta de la Comisión de Igualdad de Género y No discriminación del INE, reconoció recientemente a la prensa nacional que la “3de3” tiene ese obstáculo: la falta de acceso a la justicia. “Claramente hay denuncias que se congelan por tiempo indeterminado, juicios que se alargan para cansar a la víctima”.

Por presión social, sólo10 candidatos han sido bajados de la contienda por sus partidos, según el colectivo feminista La Observatoria TodasMx.

De los casos relacionados a abuso, violación o acoso sexual retiraron candidaturas a Gamaliel Ochoa (PRD) quien iba para diputado federal por Durango; Jesús Alberto Camacho, precandidato a la diputación local por el distrito 15 de Veracruz; Hugo Carballo Hernández, candidato a diputado federal;  Isaac Ferez Esparza del Verde Ecologista quien pretendía un escaño por Coatzacoalcos

Humberto Santos Ramírez, quien fue aspirante a una diputación local por Morena, renunció tras ser denunciado como el creador del chat “Sierra XXX” y José Elías Medel, de Movimiento Ciudadano, vinculado a proceso cuando se descubrió que almacenada pornografía infantil y Luis Puente Pérez por no pagar la pensión alimenticia de su hijo, pese a una sentencia ejecutoria.

Aún con los pocos casos exitosos para el movimiento feminista por este camino del bloqueo electoral, analistas políticos consideran que se trata de un avance en contra la violencia hacia la mujer que poco a poco puede ir avanzando, perfeccionándose y con más presión social gracias a la democratización de la información.

“Antes no había pluralidad de medios, el partido en el gobierno podría haber tenido más control sobre el asunto”, observó Nicolás Loza, politólogo de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

Otro reto es que con el pretexto de la violencia hacia la mujer no se fabriquen acosadores o abusadores. “Son situaciones muy complejas porque decir ‘yo te creo’, tiene que ser una fortaleza, no puedes inventar situaciones así, pero en un juego tan sucio como la política, se puede prestar al desprestigio fácil”, advirtió Elvira Hernández, analista de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Seguir Leyendo: ¿Quién ayuda a los niños huérfanos por COVID-19 en México?