Soldador de autos y motocicletas cumple su sueño americano

Inmigrante mexicano sobresale en el ámbito de la soldadura de piezas de vehículos y logra trabajar para famosos

Sergio Saucedo es soldador de autos antiguos. (Jacqueline García/La Opinión)
Sergio Saucedo es soldador de autos antiguos. (Jacqueline García/La Opinión)
Foto: Impremedia

Desde muy joven Sergio Saucedo aprendió el oficio de la soldadura en Ciudad de México, su ciudad natal.

Poco después de emigrar a Estados Unidos en 1998, sin hablar inglés pero con muchos sueños a futuro, comenzó a trabajar como soldador de motocicletas y de autos.

Esto lo llevó a conseguir un empleo con el afamado Jesse James, dueño de la compañía West Coast Choppers y anfitrión de Monster Garage —un programa de televisión donde un grupo de expertos en mecánica armaba autos hasta convertirlos en máquinas espectaculares (o monster machines).

“A través de los años me gustó más arreglar motos y carros aparte de la soldadura”, dijo Saucedo, de 49 años de edad. “Al principio mi título era soldador, pero de ahí comencé a fabricar, restaurar y personalizar motos y carros”.

Esto lo llevó a realizar trabajos para celebridades como el exbasquetbolista Shaquille O’Neal, el empresario y luchador Shane McMahon y el guitarrista y vocalista de la banda de rock Metallica, James Hetfield. De la familia de Hetfield, Saucedo dijo que tiene muy buenos recuerdos.

El sobrino de James Hetfield, Jon Rockwell, tenía unos 17 años cuando tomó interés por la hojalatería y fabricación de piezas para autos y motocicletas.

“Entonces hicimos un trato. Él me dijo: ‘Yo te enseño a hablar inglés de la forma correcta y tú me enseñas la fabricación del metal’”, recordó Saucedo. “Y ahora [Rockwell] tiene su propia compañía”.

El inmigrante indicó que para sobresalir en EE.UU., una de las cosas más importantes que deben hacer los inmigrantes es aprender inglés.

“Porque aunque seas el mejor en lo que hagas, si no puedes comunicarte con la persona que tratas siempre vas a quedar atrás”, recalcó.

Sergio Saucedo con Jon Rockwell quien le enseñó a perfeccionar su inglés. (Suministrada)

Enfrentando los obstáculos

Saucedo emigró con su esposa con el plan de ahorrar dinero para comprarse una casa en México y regresar; no obstante, una en suelo estadounidense los planes cambiaron.

Aquí tuvieron a su primer hijo y poco después, comenzaron a invertir de este lado de la frontera, donde tuvieron dos hijos más. Ahora los chicos ya tienen 29, 22 y 12 años. Los dos mayores ya graduados de la universidad en el campo de la medicina.

Saucedo contó que en 2002 logró comprar su casa pero la perdió en 2012, debido a la recesión y a la pérdida de su empleo después que West Coast Choppers cerrara en California en 2010.

“[El dueño] me pidió que me fuera a Texas con él pero yo no podía por mi familia”, confesó.

Después de dejar ese trabajo, comenzó a ofrecer sus servicios por su cuenta y poco después empezó a trabajar en carros de carreras y vehículos todo terreno.
Algunas celebridades famosas lo contrataron para hacer trabajos y también viajó a Nueva York para entrenar a americanos en cómo fabricar los cuadros [de hojalatería] de los autos.

“Cuando estaba ahí me sentía bendecido y sorprendido de mí mismo”, expresa Saucedo quien no se detiene solo en el trabajo de los autos y motocicletas.

“Yo soy una persona común y corriente pero creo que mi gran estandarte ha sido mi convicción en Dios”.

Indica que nunca se imaginó llegar a trabajar para tantas celebridades que en un momento solo veía en cine y en televisión. “[Cuando los ves] en persona y que te estén hablando te quedas impresionado”, relata.

Saucedo indicó que no solo se limita a los autos sino que también recibe contratos de restaurantes para que arregle las cocinas de acero inoxidable y que requieren soldadura.

“Yo creo que si vienes a este país vienes a progresar. Yo hago todo lo que me pidan y tengo mi propia herramienta”, dijo el soldador. “No soy rico ni millonario pero tampoco soy pobre”.
.

Sergio Saucedo es soldador de autos antiguos. (Jacqueline García/La Opinión)

Incursionando en los autos antiguos

Saucedo dijo que con el tiempo se fue involucrando en la fabricación y soldadura de autos antiguos. Hace poco más de un año comenzó a trabajar para Old Anvil Speed Shop en la ciudad de Orange, donde se especializan en este tipo de autos.

Jennaa Bosserman, co-dueña del negocio, dijo que Saucedo ha logrado lo que la mayoría de los inmigrantes quisieran tener. “Trabaja muy duro para mantener a su familia y hace el mejor trabajo que puede ofrecer a cada uno de sus empleadores”.

Agregó que Saucedo es bien conocido por su humildad pero detrás de bambalinas tiene muchas buenas aventuras que contar.

“Mi esposo Paul [Bosserman] y yo disfrutamos mucho de cómo es Sergio [Saucedo]”, indicó. “Su personalidad es optimista y el orgullo que pone en su trabajo es totalmente inigualable”.

Sergio Saucedo y restaura autos antiguos. (Jacqueline García/La Opinión)

Saucedo dijo que sus planes hacia el futuro son ser feliz, continuar trabajando y permanecer saludable. Añadió que pese a que arregle carros antiguos y motocicletas, él no tiene ninguno porque es más fanático de los carros nuevos.

“Me gusta la modernidad, para lo clásico, solo cuando estoy en mi trabajo”, expresa agradecido de que puede darse el lujo de comprar las cosas que le gustan y disfruta.