Carne molida: cómo elegir la ideal según la comida a preparar

No toda la carne molida de res empaquetada es igual, es óptimo elegir la carne adecuada a tus preparaciones, esto puede hacer que tus hamburguesas, albóndigas o pastel de carne tengan la mejor textura y sabor

Carne molida: cómo elegir la ideal según la comida a preparar
Para unas hamburguesas jugosas se recomienda carne molida con 20% de grasa.
Foto: congerdesign / Pixabay

La carne molida es el ingrediente de muchas comidas favoritas, desde hamburguesas hasta albóndigas. Pero no toda la carne molida que encuentras a la venta previamente empaquetada es igual, por ello debes revisar la etiqueta para seleccionar la mejor opción de acuerdo a los alimentos que vas a preparar.

Cuando compras carne molida previamente empaquetada probablemente habrás notado unos números en la etiqueta que indican la proporción de carne magra y de grasa como por ejemplo: 80/20, 90/10 o 70/30.

Carne asador
Foto: ThiagoRebouças/Pexels

Para unas hamburguesas jugosas, la carne necesita tener algo de grasa. Por lo que no se recomienda usar carne magra en su totalidad, ya que las hamburguesas quedarán duras y secas. Lo aconsejable es que sea un 80% magra y un 20% grasa. Lo ideal es carne fresca recién molida por tu carnicero pero si no es posible y tienes que optar por carne ya empaquetada, entonces puedes seleccionar aquella que indica que es “80/20”.

Los números 90/10, significan que es 90% de carne magra y 10% grasa; mientras que 70/30 significa que tiene 30% de grasa, siendo este el porcentaje más alto de grasa legalmente permitido para la venta. También puedes llegar a encontrar opciones con tan solo 3% grasa y 97% magra.

Kitchn señala que para albóndigas puedes hacer una mezcla de carne molida de res y cerdo molida, usando carne de cerdo para un tercio de la receta. En este caso es conveniente elegir carne de res 90/10 o incluso 100% magra, esto se debe a que la carne de cerdo generalmente es un poco más grasa que la res.

Carne molida
Foto: Manfred Richter/Pixabay

La carne molida con más grasa es adecuada para un pastel de carne u otras preparaciones que requieren de largos tiempos de cocción. La grasa ayudará a mantener la carne jugosa y evitar que se seque.

Si prefieres optar por moler la carne en casa carne, resulta útil saber la cantidad magra y de grasa que hay en algunos cortes. De acuerdo a The Spruce Eats, el chuck varía de 80/20 a 85/15; el round va de 85/15 a 90/10 y el sirloin o solomillo 90/10 a 92/8.

Cocción adecuada de la carne 

Existe el riesgo de que la carne molida tenga bacterias como Salmonella, Escherichia coli, Listeria, entre otras bacterias patógenas que causan enfermedades. Por ello la carne debe almacenarse correctamente y cocinarse bien para destruir bacterias dañinas.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) señala que: “Si los patógenos están presentes cuando se muele la carne, entonces una mayor parte de la superficie de la carne está expuesta a las bacterias dañinas. Además, el triturado permite que las bacterias presentes en la superficie se mezclen con la carne”.

El USDA recomienda almacenar la carne molida a 40 °F o menos y usarla o congelarla dentro de dos días. Para destruir las bacterias dañinas, cocine siempre la carne molida a una temperatura interna mínima de 160 °F. Esta temperatura de cocción aplica para carne molida de res, ternera, cordero y cerdo.

Te puede interesar: