Empleados de un restaurante de comida rápida fueron detenidos por negarse a dar comida gratis a la policía

Policía arresta a empleados de un restaurante porque a pesar de días de presiones se negaron a darles hamburguesas gratis, una práctica que el restaurante describe como “cultura policial injusta”

Dejando las cocinas desatendidas y las freidoras funcionando, los empleados de un restaurante de comida rápida fueron arrestados durante siete horas por un grupo de policías paquistaníes luego de que se negaran a darles hamburguesas gratis.

Los hechos ocurrieron en Lahore, Pakistán en una sucursal de la popular cadena de comida rápida Johnny & Jugnu. Los trabajadores del restaurante, en su mayoría jóvenes estudiantes, señalaron que elementos de la policía paquistaní los había estado acosando y presionando en repetidas ocasiones para que les dieran comida gratis.

Una práctica común

Johnny & Jugnu compartió Facebook la declaración de lo sucedido con el personal de su restaurante y la policía. Con “rabia y decepción” comunicaron que no es la primera vez que algo así sucede en su restaurante, pero quieren asegurarse de que sea la última. Acusan una práctica de “cultura policial injusta a la que están sujetos los inocentes”.

El restaurante indica que dos días antes de la detención, los elementos de la policía amenazaron al gerente cuando se les negó lo solicitado. Los hostigamientos continuaron al día siguiente y se presionó a los trabajadores para que cerraran el restaurante.

Tras la negativa, la noche del 11 de junio de nueva cuenta los policías llegaron al restaurante en donde detuvieron al gerente y a otros 18 miembros del personal sin dar ningún motivo.

La policía obligó a los trabajadores a dejar todo como estaba, no les permitieron siquiera cerrar la cocina. Se llevaron a los trabajadores del restaurante mientras los clientes esperaban por sus pedidos.

Según describe Johnny & Jugnu, mantuvieron encerrado al equipo de trabajadores por siete horas, acosándolos, empujándolos, todo por no darles hamburguesas gratis, por no atender una “solicitud de un invitado especial de muy alto perfil”.

Tras el abuso que sufrieron los empleados del restaurante por parte de la policía, la respuesta e indignación en las redes sociales no se hizo esperar.

Policías suspendidos

Luego de las críticas, Inam Ghani, un alto funcionario de la policía provincial, dio conocer que los nueve policías involucrados en con el arresto a los empleados del restaurante Johnny & Jugnu habían sido suspendidos.

“A nadie se le permite tomar la ley en sus propias manos. No se tolerará la injusticia. Todos ellos serán castigados” puede leerse en el tuit publicado a través de la cuenta oficial de la policía de Punjab.

El primer ministro del país, Imran Khan, solicitó una reforma de las fuerzas policiales del estado de Punjab. Los agentes de policía de Pakistán son famosos por la corrupción y por exigir sobornos a las empresas locales según publica AFP.

Te puede interesar: