Tras reunión en Ginebra Biden y Putin hablan de ciberataques y Estados Unidos sentencia que la próxima vez responderá con fuerza

A la tercera va la vencida: El presidente Biden dejó clara la posición de defensa que tomará Estados Unidos ante un próximo ataque cibernético de parte de grupos de hackers rusos

Tras reunión en Ginebra Biden y Putin hablan de ciberataques y Estados Unidos sentencia que la próxima vez responderá con fuerza
Biden les advierte a Putin que al próximo ataque, responderán.
Foto: Foto de: Peter Klaunzer - Pool/Keystone via Getty Images). / Getty Images
Regreso a Clases

En el primer cara a cara entre el presidente estadounidense Joe Biden y el mandatario ruso Vladimir Putin , como era de esperarse se tocó el tema de los ciberataques y se enfatizó la lucha que ambas naciones deben mantener contra los ataques de ransomware a infraestructuras importantes.

Luego de la cumbre que tuviera lugar en Ginebra, el presidente Biden dijo que la conversación se llevó a cabo en términos positivos haciendo entender al líder ruso la gravedad de estos delitos informáticos.

Según Biden, le pidió a Putin ponerse en su lugar para entender cómo se sentiría si el ataque de un “ransomware derribara los oleoductos de tus campos petrolíferos”. Aunque no dejó saber cuál fue la respuesta de Putin.

Asimismo, el mandatario estadounidense aseguró que le dejó claro a a su homólogo ruso que si hay una próxima vez Estados Unidos va a responder: “Si de hecho violan sus normas básicas, responderemos”.

Para el presidente Joe Biden era importante hablar de la responsabilidad que tienen los países en cuyo territorio delincuentes realizan actividades de ransomware. Por ello, anunció que acordaron encargar a expertos de ambas naciones trabajar en entendimientos tanto en lo que está fuera de los límites como hacer un seguimiento a casos que se originen en otros países.

Por parte del mandatario ruso, se pudo conocer que manifestó tener preocupaciones similares sobre un ataque a sistemas informáticos y a oleoductos en Rusia y señaló que ambos países deberán aclarar sus posiciones al respecto en los próximos meses.

Sin embargo, el tono de Putin no fue más allá de lo esperado  y lo poco que se refirió al ataque del oleoducto Colonial por parte de ciberdelincuentes rusos, tan solo manifestó: “¿Qué tienen que ver las autoridades de Rusia con esto?”.

Recordemos que el pasado 7 de mayo el grupo de hackers DarkSide se atribuyó el saboteo del importante oleoducto “Colonial Pipeline” en Estados Unidos y solicitó un rescate para liberar los sistemas informáticos. Por lo que habría recibido la cantidad cerca de $5 millones en bitcoins para que la firma lograra obtener las herramientas necesarias de descifrado para desbloquear el sistema informático del mayor conducto de combustible del país.

Dinero que posteriormente pudo ser rescatado por el FBI, por lo menos una gran parte. Sin embargo, luego, también la procesadora de carne más grande del país, JBS, sufrió un ataque a su sistema informático por parte de hackers rusos que solicitaron una recompensa de $11 millones de dólares para liberar los sistemas atacados.

En este caso, de la procesadora de carne, el FBI identificó a los ciberdelincuentes rápidamente. La oficina de investigaciones dijo que ataque fue adjudicado a un grupo ruso llamado REvil.

Por lo menos, pareciera que el mandatario estadounidense conoce las maneras de su homólogo ruso y sabe que estas conversaciones, aunque positivas tienen limitaciones: “Haber conversado es una cosa, pero esto debe estar respaldado por la práctica”.

**