Hyundai y Kia enviarán anuncios de retiro por autos con fuga de combustible

Hyundai y Kia retirarán del mercado el Sonata N Line y el K5 para hacer las reparaciones correspondientes luego que se reportaran fugas de combustible en estos autos

El Hyundai Sonata N Line 2021 es el único modelo de Hyundai que se ha visto afectado con este problema.
El Hyundai Sonata N Line 2021 es el único modelo de Hyundai que se ha visto afectado con este problema.
Foto: Hyundai / Cortesía

Hyundai y Kia realizarán un retiro de mercado para resolver posibles fugas de combustible en sus modelos Sonata N Line y K5, respectivamente. Según informa Roadshow, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA) dio a conocer esta noticia, la cual involucra a un total 37,327 vehículos en Estados Unidos. El comunicado de esta agencia federal da mayores detalles sobre el problema:

“La tubería que conecta la bomba de combustible de alta presión al riel de combustible puede haberse instalado, en los motores turboalimentados de 2.5 litros, con un par insuficiente durante el ensamblaje en la planta de motores HMMA […] Además, el proveedor puede haber fabricado un número limitado de tubos de combustible fuera de las especificaciones de concentricidad. Como resultado de un par de torsión insuficiente o una concentricidad incorrecta, el combustible puede tener fugas en las conexiones de los tubos”.

Foto del Kia K5 2022
En lo que respecta a Kia, el K5 GT es el modelo que también presentó fugas de combustible./ Foto: cortesía Kia.

Como sostiene el comunicado, la causa de que ambas marcas se hayan visto afectadas por este problema es el motor que utilizan estos autos: un I4 turboalimentado de 2.5 litros, el cual fue construido por Hyundai en su planta de Alabama (HMMA, por sus siglas en inglés). Aunque el Hyundai Sonata N Line y el Kia K5 son los principales afectados, el retiro también incluye a aquellos propietarios que poseen Hyundai Santa Fe o Kia Sorrento con niveles de equipamiento que incluyan este motor.

Estas fugas, una de las principales causas de que los vehículos consuman tanta gasolina, además de implicar un gasto mayor debido al alza de los precios luego del levantamiento de las restricciones, también pueden resultar muy peligrosas, de allí que hayan llamado la atención de la NHTSA, la agencia que se encarga de vigilar la seguridad de los conductores en las carreteras de los Estados Unidos.

Como es natural en estos casos, luego de este anuncio, las marcas se comunicarán directamente con los propietarios para que lleven cada uno de estos ejemplares a sus instalaciones, donde se resolverá el problema sin ningún cargo adicional. En caso de no recibir un aviso emitido por el fabricante, los propietarios también pueden consultar si sus vehículos han sido sometidos a un retiro del mercado a través del sitio oficial de la NHTSA, usando el código VIN del auto.

También te puede interesar: Escasez de chips: los autos usados de mayor kilometraje están aumentado conforme la crisis se mantiene