Error de cálculo de escuadrón antibombas causó explosión de fuegos artificiales

Cinco elementos del equipo especialista de Los Ángeles fueron removidos de sus funciones en campo; la equivocación fue no calcular con una balanza el peso del material incautado

El Departamento de Policía de Los Ángeles revisó sus protocolos después de la explosión del 30 de junio.
El Departamento de Policía de Los Ángeles revisó sus protocolos después de la explosión del 30 de junio.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

La explosión del pasado 30 de junio en Los Ángeles, que dejó a 17 personas heridas, se debió por un error de cálculo cometido por el equipo antibombas cuando realizaba un decomiso de fuegos artificiales en una casa, informaron autoridades del condado.

El jefe de la policía del condado de Los Ángeles, Michel Moore, indicó que cinco integrantes del escuadrón ya fueron removidos de sus funciones de campo en tanto continúa la investigación de los hechos.

Debido a lo inusual que resultó la explosión y de ver sus consecuencias, el Departamento de Policía de Los Ángeles y el FBI revisaron sus protocolos referentes a la detonación de explosivos.

El error de los miembros del equipo antibombas estuvo en no calcular el peso de los explosivos sin la ayuda de una balanza, para después hacerlos detonar dentro de una cámara, cuyo nombre oficial es depósito de contención total, la cual no contuvo la carga introducida en su interior.

Los elementos corren el riesgo de recibir sanciones disciplinarias.

Te puede interesar: Vecinos afectados por la explosión de fuegos pirotécnicos en el sur de Los Ángeles.

El pasado 30 de junio, los miembros del escuadrón antibombas acudieron a una residencia ubicada en el sur de Los Ángeles, lugar donde se encontraba una persona de origen latino y quien almacenaba toneladas de pirotecnia ilegal.

Momentos antes, el equipo de expertos había detonado en otro lugar un cargamento de fuegos artificiales que había sido incautado, pero más tarde se encontraron con material pirotécnico de fabricación casera que no podía ser trasladada a otro sitio por ser químicamente inestable.

Ante esta situación, el comando tomó la decisión de introducirlos en una cámara especial para contener explosiones controladas, pero en el proceso sobrecargaron dicha cámara debido a que no se realizó un cálculo del material incautado.

Sin la ayuda de una balanza, los agentes calcularon que el material pirotécnico pesaba 16.5 libras, pero las investigaciones posteriores determinaron que el peso de dichos fuegos artificiales rondaba las 42 libras.

Las autoridades mencionaron que la cámara de detonación utilizada podía soportar una explosión de 15 libras, para usos múltiples; y de 25 libras para un solo uso.

Se indicó que, a partir de ahora, el Departamento de Policía requiere que las explosiones controladas tengan la autorización de un capitán, además de la aprobación de dos expertos antibombas y de un supervisor.

Entre los heridos estuvieron 9 policías y un agente federal.

En el condado de Los Ángeles, es considerada como ilegal la posesión o venta de fuegos artificiales.

Leer más: Residentes de Sur LA hacen recuento de los daños tras la explosión.