Republicanos apoyan la ciudadanía para ciertos ‘dreamers’, pero tienen serias condiciones

Los senadores John Cornyn y Thom Tillis consideran que los únicos inmigrantes que necesitan la ciudadanía "con urgencia" son los beneficiados con DACA y exigen cambios en seguridad fronteriza

Republicanos apoyan la ciudadanía para ciertos ‘dreamers’, pero tienen serias condiciones
Los senadores republicanos John Cornyn y Thom Tillis.
Foto: Getty Images

Dos senadores republicanos involucrados en las negociaciones de alguna posible reforma migratoria afirman estar dispuestos a que se apruebe lo antes posible el camino a la ciudadanía para algunos ‘dreamers’, una oferta legislativa que se aleja del plan de demócratas y de activistas que defienden a inmigrantes.

A pocos días de que el juez Andrew Hanen, del Tribunal de Distrito Sur de Texas, determinara que el programa para Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) fue ilegalmente concretado por el expresidente Barack Obama en 2012, los senadores John Cornyn (Texas) y Thom Tillis (Carolina del Norte) enviaron una carta al presidente del Comité Judicial del Senado, el demócrata Dick Durbin (Illinois).

Cornyn y Tillis afirman en la misiva reconocer la urgencia de avanzar en una legislación que otorgue la ciudadanía a ‘dreamers’, por lo que pidieron una reunión urgente.

“Le pedimos que programe un margen de beneficio de una ley que solo se dirija a la población con la necesidad más urgente: beneficiarios activos de DACA”, indican los senadores.

Además de esa restricción, los republicanos ponen como condición la libertad de incluir lineamientos de seguridad en la frontera.

“Los senadores deben tener la libertad de ofrecer enmiendas razonables a este proyecto de ley”, dijeron. “Esperamos que tales enmiendas incluirían propuestas relacionadas con la seguridad fronteriza, la aplicación de la ley (detención de inmigrantes), y la verificación de programas de empleo”.

La propuesta de los republicanos se distancia, por mucho, de la Dream and Promise Act (Ley de Sueño y Promesa) que contempla a alrededor de cuatro millones de inmigrantes indocumentados, incluidos ‘dreamers’, a portadores del Estatus de Protección Temporal (TPS) y a personas protegidas de la deportación con acciones diferidas (DED).

De seguirse el plan de Cornyn y Tillis, a casi 800,000 inmigrantes serían los protegidos para una reforma condicionada.

En 2018, el juez Hanen había tomado ya una decisión sobre DACA, al considerar que violaba las disposiciones sustantivas de la Ley de Procedimiento Administrativo, pero no había pedido que se detuvieran las aplicaciones, lo cual determinó la semana pasada.

El senador Durbin criticó la decisión de Hanen, pero no se ha pronunciado sobre una legislación distinta a la que impulsa junto al republicano Lindsey Graham (Carolina del Sur), pero consideró que el Congreso tiene un nuevo elemento para aprobar lo antes posible una reforma. Cabe recordar que la Ley de Sueño y Promesa fue aprobada en marzo en la Cámara de Representantes.

“El Congreso no puede esperar más. Estados Unidos no puede esperar más. Los demócratas del Senado deben proporcionar una solución legislativa permanente para los soñadores”, consideró. “Necesitamos actuar con rapidez. Espero que mis colegas republicanos con consciencia piensen a fondo sobre si van a interponerse en el camino de los ‘dreamers'”.

Agregó que la reforma requiere la ayuda de los republicanos, toda vez que su aprobación en el Senado necesita 60 votos y los demócratas suman 50.

La semana pasada, los demócratas lograron un acuerdo económico de $3.5 billones de dólares, el cual incluye fondos para el camino a la ciudadanía de indocumentados, lo que abre la puerta para que una reforma migratoria sea aprobada bajo el proceso de Reconciliación, sin ayuda de republicanos.