General Motors: el retiro del mercado del Chevrolet Bolt EV le ha costado $800 millones a la compañía

Luego del retiro del mercado del Chevrolet Bolt EV, General Motors reportó que ha gastado casi 1,000 millones en solucionar este problema

Hace unas semanas, la compañía tuvo que retirar del mercado su Chevrolet Bolt EV por baterías defectuosas.
Hace unas semanas, la compañía tuvo que retirar del mercado su Chevrolet Bolt EV por baterías defectuosas.
Foto: Shutterstock

En los últimos meses, General Motors se ha visto afectada por varios hechos: en primer lugar, la escasez de chips, un problema que la llevó a perder su primer lugar de ventas en Estados Unidos y también frenar su producción de camionetas y, en segundo lugar, el retiro del mercado de su popular Chevrolet Bolt EV por la posibilidad de incendios relacionados con su batería. Precisamente este último problema es ahora noticia debido a un reporte de la compañía, citado en The Drive, que sostiene que este retiro le ha costado $800 millones a la compañía.

La cifra fue anunciada por la compañía en su informe de ganancias correspondiente al último trimestre y, aunque se reportaron números favorables, el gasto no es para nada pequeño y promueve la desconfianza de los usuarios de este vehículo que hasta hace poco representaba a la compañía en el mercado de los autos eléctricos, un mercado que sigue creciendo conforme avanza el año.

El retiro de mercado, que involucra a los modelos creados entre 2017 y 2019, se viene reportando desde el año pasado, cuando la compañía hizo el primer anuncio, pero el problema se ha acentuado porque existen dos casos de ejemplares retirados del mercado anteriormente que, a pesar de haber sido reparados, terminaron incendiándose, según informa The Drive. Toda esta situación llevó a la compañía a advertir a las personas sobre los posibles riesgos de seguir usando el Bolt EV sin llevarlo antes a un distribuidor autorizado para su revisión.

Por ahora, General Motors sugirió a los propietarios no cargar estos vehículos de noche y señaló que se trataba de una medida de precaución. Uno de los dos casos reportados involucraba al político Tim Briglim, representante estatal de Vermont, quien puso a cargar su Bolt EV una noche de vuelta a su residencia, cuando ya solo tenía un 10% de energía. Al día siguiente, luego de haber cargado por completo la batería, notó que se estaba iniciando el fuego en el interior del auto.

A todo esto se suma la reciente decisión de la marca de limitar la venta de sus autos usados, haciendo que los clientes que deseen vender uno de ellos no acepten ofertas de otros compradores, a pesar de que puedan ser mejores. Esta decisión ya la han tomado otras compañías como Honda o Acura, pero en el caso de General Motors se deriva de un problema que ha venido aquejando a la compañía desde hace meses, afectando incluso su producción: la escasez de chips.

También te puede interesar: Uno a uno: cuáles son los componentes del sistema de inyección a gasolina