Colitis ulcerosa: cuánto se puede curar a través de la dieta

Para ayudar a controlar la colitis ulcerosa, los expertos en salud han encontrado productos específicos cuyo consumo debes evitar o disminuir, como la carne roja y muchos ingredientes que puedes encontrar en alimentos altamente procesados

dolor abdominal

Estudios recientes han asociado a los alimentos ultraprocesados con un mayor riesgo de colitis ulcerosa. Crédito: ora Shimazaki | Pexels

La colitis ulcerosa es una enfermedad intestinal inflamatoria crónica (EII). Se trata de reacciones anormales del sistema inmunológico que provocan inflamación y úlceras en el revestimiento interno del intestino grueso. Los médicos no están seguros de las causas.

De acuerdo al Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK), la colitis ulcerosa puede desarrollarse a cualquier edad, pero es más probable que la enfermedad se desarrolle en personas de entre 15 y 30 años.

Entre los síntomas comunes de la colitis ulcerosa estan la diarrea, expulsar sangre en las heces, dolor en el abdomen, expulsar moco con las heces y necesidad urgente de defecar.

La dieta y la colitis ulcerosa

Si bien el NIDDK señala que no se tiene claro que alimentos específicos causen síntomas de colitis ulcerosa, estudios recientes han asociado a los alimentos ultraprocesados con un mayor riesgo de EII.

También se han encontrado diferencias entre los microbiomas de las personas que tienen EII y las que no. Por lo que seguir una alimentación saludable podría significar un menor riesgo de desarrollar EII.

Harvard Health comparte que la Organización Internacional de la EII (IOIBD) revisó la evidencia actual para desarrollar recomendaciones dietéticas de expertos para ayudar a controlar y prevenir una recaída en la enfermedad intestinal inflamatoria crónica.

Recomendaciones para las personas con colitis ulcerosa

Disminuir la ingesta de carne roja y carne procesada.

Evitar los productos lácteos no pasteurizados 

Disminuir el consumo de ácido mirístico (aceite de palma, aceite de coco, grasa láctea) y evitar las grasas trans.

Aumentar la ingesta de omega-3 proveniente de pescado graso pero no de suplementos dietéticos. Entre los pescados más ricos en omega-3 se encuentran el salmón, el arenque, las sardinas y la caballa.

Disminuir la ingesta de alimentos que contienen maltodextrina. La maltodextrina es un aditivo en que puede mejorar la textura, sabor y vida útil de los alimentos. Puede encontrarse en la pasta, cereales cocidos y arroz, sustitutos de la carne, productos horneados, aderezos, comida congelada, azúcares y dulces, bebidas energéticas y deportivas.

Disminuir la ingesta de carboximetilcelulosa. Comúnmente conocida como goma de celulosa o CMC, es un aditivo espesante que puede encontrarse en varios alimentos procesados.

Disminuir la ingesta de carragenina (un espesante extraído de las algas). Puede encontrarse en leche con chocolate, requesón, crema, helado, leche de almendras, leche de coco, leche de arroz, leche de soja, quesos veganos o postres no lácteos y embutidos.

Disminuir la ingesta de dióxido de titanio (colorante y conservante de alimentos). Los alimentos más comunes con el aditivo incluyen goma de mascar, pasteles, cremas para café y adornos para pasteles.

Disminuir la ingesta de sulfitos (potenciador del sabor y conservante). Los ingredientes con sulfito para buscar en las etiquetas de los alimentos incluyen: dióxido de azufre, potasio bisulfito o potasio metabisulfito, bisulfito de sodio, metabisulfito de sodio o sulfito de sodio.

Te puede interesar:

En esta nota

salud intestinal

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain