Legislación sobre el precio de medicinas pondría tratamientos innovadores fuera de alcance

En países que han implementado controles de precios similares a los de H.R.3, los pacientes se han enfrentado a importantes restricciones de acceso y retrasos en los nuevos tratamientos

Medicamentos.
Medicamentos.
Foto: Shutterstock

Antes de convertirme en activista, fui paciente. Yo era una mujer que padecía un dolor intenso constante y estaba incapacitada debido a las complicaciones de una afección crónica llamada esclerosis múltiple, una enfermedad de la que sabía muy poco, incluido a dónde acudir en busca de ayuda, y la razón principal por la que fundé Familia Unida.

Hoy, ya no estoy incapacitada ni tengo un dolor debilitante. Camino sin ayuda y puedo vivir una vida plena con mi comunidad Familia Unida, pero no debería ser una excepción.

Los miembros de Familia Unida, así como mi esposo, sufren de condiciones de salud que se beneficiarían de los tratamientos innovadores ofrecidos por proveedores especialistas. Es por eso que me opongo a H.R.3, una legislación federal equivocada que dañaría el ecosistema de innovación de California y amenazaría el acceso de los pacientes a tratamientos muy necesarios, particularmente para adultos mayores y pacientes que viven con enfermedades crónicas y otros impedimentos.

En países que han implementado controles de precios similares a los de H.R.3, los pacientes se han enfrentado a importantes restricciones de acceso y retrasos en los nuevos tratamientos.

Por ejemplo, existe un lapso promedio de 18 meses entre el momento en que los tratamientos contra el cáncer están disponibles en los EE. UU., comparado con otros países desarrollados. Y los países con controles de precios determinados por el gobierno tienen menos opciones de tratamiento disponibles. Si bien casi 90% de los nuevos medicamentos lanzados entre 2011 y 2018 están disponibles en los EE. UU., sólo 59% están disponibles en el Reino Unido, 50% en Francia y 36% en Australia.

Lo que es igualmente preocupante es cómo en muchos de estos países, los precios se basan generalmente en estimaciones de valor que discriminan en gran medida a los pacientes más necesitados, como aquellos con enfermedades crónicas, enfermedades poco comunes, comunidades de color y beneficiarios de Medicare.

Este es un tema tan importante para mí que creé el programa Your Voice Your Value en 2020 para enfrentar la peligrosa práctica de las estimaciones de valor e imaginar un futuro en el que las personas no estén definidas por los precios de sus tratamientos.

Es fundamental que quienes formulan políticas públicas busquen soluciones para reducir los costos de atención médica. El Congreso debe evitar cualquier propuesta que limite el desarrollo y acceso de los pacientes a nuevos tratamientos innovadores. A raíz del COVID-19, es particularmente irresponsable apoyar políticas que sofocan innovaciones fundamentales y perjudican la calidad de vida de todos los californianos.

Irma Resendez es directora ejecutiva y fundadora de Familia Unida Living with MS con sede en Los Ángeles.