La “árbitro” del Senado asesta golpe al plan migratorio de Biden

La decisión de McDonough supone un duro golpe para una de las propuestas estrella del Partido Demócrata ante el Senado

La "árbitro" del Senado decidió que los demócratas no pueden usar su plan de gasto social de 3,5 billones de dólares para dar la ciudadanía a los inmigrantes.
La "árbitro" del Senado decidió que los demócratas no pueden usar su plan de gasto social de 3,5 billones de dólares para dar la ciudadanía a los inmigrantes.
Foto: Drew Angerer / Getty Images

El Partido Demócrata no podrá utilizar su presupuesto de $3.5 billones de dólares destinado para reforzar programas sociales y climáticos para otorgar la nacionalidad a millones de indocumentados en los Estados Unidos, dijo este domingo la parlamentaria del Senado, Elizabeth MacDonough.

La decisión de MacDonough, la intérprete no partidista del Senado, se convierte en un fuerte revés para el partido que puso todos sus esfuerzos en esta vía para legalizar a millones de indocumentados, y para la administración del presidente Joe Biden que contaba con el apoyo de múltiples organizaciones en pro de los migrantes y de la nacionalización de los mismos.

La decisión se dio a conocer después de una reunión en la que estuvieron presentes legisladores progresistas y del Partido Republicano.

La propuesta demócrata trató de incluir a distintos tipos de trabajadores indocumentados que han ayudado a recuperar la economía del país durante la pandemia, los niños que ingresaron al país de manera ilegal “dreamers”, los amparados bajo Estatutos de Protección Temporal (TPS) y los que huyen de desastres naturales o violencia extrema.

MacDonough ha tenido que decidir si este plan migratorio tenía suficiente efecto sobre el presupuesto federal como para ser incluido en un proyecto de ley de reconciliación, que requiere de una mayoría simple para ser aprobada en la Cámara Alta.

Esta sería la única manera de sacar adelante la legalización porque si el plan no es aprobado a través del mecanismo de reconciliación, se necesitarían 60 votos en el Senado, de los que los demócratas no disponen, ya que cuentan con 50 escaños más el voto de desempate de la vicepresidenta Kamala Harris.

En un principio, la decisión ayudaría a más de 6 millones de personas, pero Biden había anunciado que los beneficiados rondarían los 11 millones de indocumentados.

La última legalización masiva de inmigrantes irregulares se produjo en 1986.

A pesar de la decisión, representantes del Partido Demócrata presentarán una nueva propuesta a MacDonough con el fin de, al menos, incluir a uno o varios de los grupos que se iban a ver beneficiados en el primer proyecto presentado.

Fuentes demócratas dijeron a Univisión que la decisión de MacDonough no detendrá a los demócratas en el objetivo de nacionalizar a millones de inmigrantes en el país, pero que ahora se presentan caminos “más largos“.

Estamos profundamente decepcionados con esta decisión, pero la lucha para brindar un estatus legal a los inmigrantes en la reconciliación presupuestaria continúa”, dijo el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, en un comunicado escrito.

Greisa Martínez Rosas, directora ejecutiva de United We Dream, un grupo pro-migrantes, escribió en Twitter que el Partido Demócrata todavía puede otorgar nacionalizaciones este año a pesar de la decisión de MacDonough.

Con información de AP y EFE.

Lee también: