Biden insta a la aprobación de dos proyectos de ley clave en medio de un “estancamiento” en el Congreso

Biden enfrenta desacuerdos sobre gastos clave para cumplir su agenda, el techo de la deuda y la posibilidad de un cierre del gobierno

Biden enfrenta varias crisis que deberían resolverse en el Congreso.
Biden enfrenta varias crisis que deberían resolverse en el Congreso.
Foto: Anna Moneymaker / Getty Images

El presidente Joe Biden reconoció el viernes que el Congreso está “llegando al punto difícil” en las negociaciones sobre su plan de gasto social masivo, cuando los legisladores demócratas navegan por una profunda división entre sus alas moderada y progresista, reportó CBS News.

Los demócratas progresistas quieren retrasar la votación de la Cámara programada para el lunes sobre el proyecto de ley de infraestructura bipartidista de $1 billón de dólares, para poder votar primero sobre la medida de gasto social que se valoró en hasta $3.5 billones de dólares en 10 años, y que tiene como objetivo crear empleos, aumentar los impuestos a los ricos, abordar el cambio climático y aliviar el cambio climático y la carga financiera para las familias de ingresos bajos y medios.

Pero la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dice que la votación sobre infraestructura se llevará a cabo el lunes.

Otras dos crisis se aproximan

Al mismo tiempo, el gobierno federal se enfrenta a la posibilidad de un cierre parcial y está a unas semanas de la suspensión de pagos de la deuda de Estados Unidos, lo que nunca antes había sucedido.

El viernes, hablando extensamente con los reporteros sobre su agenda legislativa, el presidente Biden tuvo un mensaje claro para los legisladores de su partido.

“Ahora, estamos en este punto muerto en este momento, y vamos a tener que aprobar estas dos leyes. Ambas deben aprobarse”, dijo.

La mayoría del Caucus Progresista de la Cámara de 96 miembros dice que votarán en contra del proyecto de ley bipartidista que se aprobó en el Senado si el proyecto de ley de reconciliación no se aprueba primero, mientras que los demócratas moderados insisten en que la infraestructura debe aprobarse primero.

Y varios senadores demócratas están reteniendo su apoyo al proyecto de ley de reconciliación de $3.5 billones de dólares porque consideran que su precio es demasiado alto.

Algunos republicanos moderados pueden votar por el proyecto de ley de infraestructura, pero no está claro si hay suficientes para compensar lo que sucederá si los demócratas progresistas cumplen su amenaza.

En tanto, los líderes republicanos de la Cámara de Representantes están animando a los miembros a votar “no” al proyecto de ley de infraestructura de $1.2 billones de dólares.

Al borde de no poder pagar deudas

Las negociaciones sobre los proyectos de ley de infraestructura y reconciliación ocurren cuando el Congreso también debe evitar el incumplimiento de las deudas de la nación.

El techo de la deuda o el límite de la deuda es la cantidad máxima que el país puede pedir prestado para pagar sus deudas.

Si el Congreso no vota para aumentarlo, “en algún momento de octubre, es imposible predecir con precisión cuándo, el saldo de caja del Departamento del Tesoro caerá a un nivel insuficiente y el gobierno federal no podrá pagar sus facturas”, dijo la secretaria del Tesoro Janet Yellen en un artículo de opinión del Wall Street Journalo.

La Cámara de Representantes aprobó lo que se conoce como una “resolución continua” para financiar al gobierno en los niveles actuales hasta el 3 de diciembre y suspender el límite de deuda hasta el 16 de diciembre de 2022.

Si el Senado aprobara la medida, los legisladores evitarían el incumplimiento y evitarían también un cierre parcial del gobierno que ocurriría cuando se agotaran los fondos del presupuesto federal el próximo 30 de septiembre.