Exclusiva

Jaime Jarrín anuncia su retiro de los Dodgers: “La comunidad me ha sostenido todos estos años”

En una charla con La Opinión, el adorado cronista de béisbol Jaime Jarrín explica sus razones para decidir dejar las narraciones de los Dodgers al final de 2022 y revela cuál cree que ha sido su legado

Jaime Jarrín, la voz oficial en español de los Dodgers desde 1959.
Jaime Jarrín, la voz oficial en español de los Dodgers desde 1959.
Foto: Jayne Kamin-Oncea / Getty Images

La elegante e inconfundible voz de Jaime Jarrín, el cronista en español de los Dodgers desde 1959, empezó a quebrarse un poco de emoción la tarde del martes en una llamada telefónica con La Opinión mientras expresaba agradecimiento a la comunidad hispana del sur de California por su apoyo a lo largo de las décadas.

“Sin el respaldo de nuestros oyentes obviamente no se llega a ninguna parte y yo entiendo perfectamente de que la comunidad ha sido lo que me ha sostenido todos estos años frente al micrófono“, dijo Jarrín en la entrevista. Unas horas antes, los Dodgers de Los Ángeles anunciaron que el ecuatoriano más emblemático del béisbol y de Los Ángeles se retirará al final de la siguiente temporada (2022).

El miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, quien está por concluir su campaña 63 como narrador de los Dodgers, dijo que había estado pensando en su retiro por meses y que tomó la decisión por razones familiares.

Jaime Jarrín quiere viajar por el mundo con sus hijos

“El admitir que hay que hacer cambios, yo creo que las prioridades cambian, yo creo que ha llegado el momento en que yo dedique más tiempo a la familia“, dijo Jarrín desde su casa. “Han sido mis prioridades Dodgers y mi familia. Ahora será familia y Dodgers”.

Específicamente, el hombre que este diciembre cumplirá 86 años de edad planea pasar más tiempo con sus hijos Jorge -quien a principios de este año anunció su retiro como narrador de los Dodgers donde trabajaba al lado de su legendario padre- y Mauricio, además de sus nietos.

“Ellos están totalmente de acuerdo en lo que yo decida: si quiero seguir con los Dodgers están totalmente respaldándome, pero si dejo a los Dodgers ellos lógicamente van a estar felices porque dejaré unas vacaciones de 64 años con los Dodgers, porque yo mi trabajo siempre lo he considerado una vacación, no un trabajo”, comentó el hombre que ha narrado 30 Series Mundiales, 30 Juegos de Estrellas de MLB y 22 juegos sin hit ni carrera, incluyendo tres juegos perfectos.

“Ellos están felices porque saben que vamos a viajar tanto aquí en el país a estados que no conocen como Wyoming, Montana, las Dakotas, Maine y el sur de la Florida, y luego viajes al exterior”.

Jaime Jarrín, quien en febrero de 2019 perdió a su esposa Blanca, dijo que quiere ir con sus hijos a países de Europa y del Lejano Oriente.

En este proceso de tomar la decisión de “colgar” el micrófono, Jarrín también consultó con Vin Scully, el más legendario narrador del béisbol, quien a su vez se retiró hace algunos años para dejar a Jaime como el cronista más longevo en activo de todas las Ligas Mayores.

“Hemos sido grandes amigos durante muchos años y tenía que preguntarle a él y comentarle, y él está totalmente de acuerdo en que si deseaba dejar a los Dodgers era un paso positivo”, reveló Jarrín. “Nunca pensé alcanzar el récord que tiene Vin de 67 años con los Dodgers, me quedaré corto en tres temporadas, pero feliz de que él siga siendo el único en ese aspecto”.

Así desea Jarrín que los aficionados de los Dodgers lo recuerden

Jarrín completará la actual temporada de los Dodgers en la que el equipo es el mayor favorito al campeonato y luego en 2022 vivirá su campaña de despedida solo desde la cabina de transmisiones de Dodger Stadium, porque apuntó que no trabajará en los partidos de gira del equipo.

“Yo sé que me va a fallar la voz en la última transmisión que haga, es lógico, pues me emocionaré bastante porque será mi última transmisión, pero las cosas tienen que llegar cuando tienen que llegar”, dijo a La Opinión sobre su adiós definitivo a las transmisiones de los Dodgers.

“No sé todavía cómo será, pero solamente quiero que la gente me recuerde como alguien que por 64 años entregó todo lo que tenía a su alcance, todo el talento para servirles a ellos, porque yo creo que cada transmisión no es únicamente cuestión de relatar lo que ocurre en el terreno, sino que es un esparcimiento para el público, los padres de familia particularmente que llegan cansados a casa después de un día agotador de trabajo y qué mejor que darles algo en que entretenerles.

“Así es que ha sido un servicio público mis transmisiones y espero que todos lo tomen en ese sentido”, deseó Jarrín, cuyo nombre fue agregado por los Dodgers en su ‘Anillo de Honor’ en 2018.

El momento máximo del narrador ecuatoriano con los Dodgers

Es imposible poner en palabras lo que Jaime significa para la organización de los Dodgers“, dijo en un comunicado Stan Kasten, el CEO y presidente de los Dodgers. “Por más de seis décadas él ha traído sus narraciones con sello propio de los momentos más grandes del béisbol al mismo tiempo de servir a los Dodgers y a Los Ángeles con gracia, integridad y clase. Jaime fue una pieza integral para presentar a los Dodgers a Los Ángeles y darles voz a las estrellas hispanas de la franquicia”

Jaime Jarrín, quien dijo que nunca olvidará el primer juego de los Dodgers que relató en el Memorial Coliseum en 1959 antes 75,000 espectadores, y que pudo narrar las hazañas de grandes Dodgers como Willie Davis, Sandy Koufax y Don Drysdale, ganó especial notoriedad nacional e internacional en 1981.

Ese año explotó la llamada “Fernandomanía”, que por cierto está cumpliendo 40 años, y fue Jaime Jarrín quien ayudó a Fernando Valenzuela en sus interacciones con los medios de comunicación, además obviamente de relatar para los fans de los Dodgers los históricos logros del “Toro”.

“El capítulo más brillante diría yo”, dijo Jarrín sobre esa parte de su titánica carrera. “El año 81, particularmente donde un muchacho de México vino a causar una conmoción general en el béisbol, no solo aquí en Los Ángeles, sino en todo el país. El año 81 es un año que siempre lo tengo grabado en mi mente”.

Ese muchacho de México que causó locura en Los Ángeles, Estados Unidos y México en 1981 tuvo fortuna, la fortuna de encontrarse con Jaime Jarrín, el cronista de leyenda con el que hoy todavía comparte transmisiones.