General Motors invertirá en redes de carga para respaldar su producción de autos eléctricos

Con la electrificación de su producción, General Motors ha decidido que la mejor manera de garantizar la inversión de sus clientes es implementar una red de carga respaldada por una gran inversión

Las futuras inversiones de General Motors pretenden respaldar la carga de sus vehículos eléctricos.
Las futuras inversiones de General Motors pretenden respaldar la carga de sus vehículos eléctricos.
Foto: General Motors / Cortesía

General Motors ha decidido invertir en redes de carga para sus vehículos eléctricos. La compañía, que ya ha hecho una importante inversión en transformar poco a poco su producción e investigar nuevas opciones de energía a través de sus celdas de baterías Ultium, comprende que el futuro de los vehículos cero emisiones está en la garantía de alcance que le ofrezcan a sus clientes.

De acuerdo con los datos del informe publicado por The Drive, la inversión en infraestructura de carga para vehículos eléctricos que hará la empresa ascenderá a casi tres cuartos de billón de dólares, conforme avance hacia 2025, uno de los años marcados como meta en su programación. Con esta inversión, General Motors pretende no solo aumentar las opciones de carga en las calles, sino también desarrollar toda la tecnología y la infraestructura para la carga doméstica y para el trabajo.

Por ahora, su tecnología de vehículos eléctricos se encuentra un poco afectada ante la opinión pública debido al retiro del mercado aplicado sobre su Chevrolet Bolt EV, uno de sus vehículos eléctricos más celebrados. Este pequeño auto puede incendiarse espontáneamente, tal como lo demuestran varios reportes que obligaron a la empresa a advertir a todos los propietarios para que lo estacionaran en exteriores, evitando así cualquier posibilidad de salir lesionados. Esta advertencia ha trascendido, llevando a la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA) a vigilar el retiro y a algunos estados a implementar advertencias en lugares concurridos como aeropuertos para evitar cualquier hecho lamentable.

A pesar de este retiro y de haber sido afectada profundamente por la escasez de chips, un problema todavía latente que derivó de la pandemia por COVID-19, General Motors ha continuado su camino con importantes avances que se gestaron en estos últimos dos años: además de la próxima revelación de la Chevrolet Silverado EV, pautada para enero de 2022, la compañía se ha unido a Momenta, una empresa emergente especializada en autonomía e inteligencia artificial, dos de los terrenos más deseados en la industria automotriz y que solo se han atrevido a explorar algunos fabricantes como Tesla, aunque en niveles muy bajos.

General Motors también está aliada con Lockheed Martin para construir un rover eléctrico de última generación que le permitirá a los astronautas de la misión Artemis de la NASA explorar la superficie de la luna.

También te puede interesar: General Motors invierte en Momenta, empresa emergente de conducción autónoma