Biden renueva llamado a una reforma policial en una ceremonia que honra a los agentes caídos

El presidente Biden reconoció el dolor que acompaña a la pérdida de un ser querido durante en un servicio conmemorativo para los agentes de la ley caídos y sus familias

Joe Biden y Jill Biden rindieron homenaje a los oficiales caídos.
Joe Biden y Jill Biden rindieron homenaje a los oficiales caídos.
Foto: BRENDAN SMIALOWSKI / AFP / Getty Images

El presidente Joe Biden y la primera dama Jill Biden asistieron a un servicio conmemorativo el sábado en el Capitolio de Estados Unidos para honrar a los agentes del orden que perdieron la vida en el cumplimiento del deber en 2019 y 2020.

La Casa Blanca también emitió una proclama ordenando que las banderas ondeen a media asta en los edificios públicos el sábado.

El Servicio Conmemorativo de los Oficiales Nacionales de Paz comenzó en 1982 como una pequeña reunión en el Senate Park de Washington D.C. de aproximadamente 120 sobrevivientes y partidarios de la aplicación de la ley.

El evento conmemorativo anual es parte de la Semana de la Policía Nacional, organizada por grupos que incluyen la Orden Fraternal de la Policía, que atrae a decenas de miles de agentes del orden y otros asistentes a la capital cada año.

“Es como perder un pedazo de tu alma”, dijo Biden en el 40º Servicio Conmemorativo de Oficiales de la Paz Nacional el sábado. “Algunos de ustedes todavía tienen esa sensación como si hubieran sido succionados por un agujero negro en su pecho, preguntándose, ‘Dios mío, ¿cambiará alguna vez?'”.

Biden también reconoció específicamente el papel de la policía en la respuesta al ataque al Capitolio del 6 de enero, por partidarios del expresidente Donald Trump.

“Aquí, hace nueve meses, sus hermanos y hermanas frustraron un ataque inconstitucional y fundamentalmente no estadounidense contra los valores de una nación y nuestros votos”, dijo Biden. “Gracias a ustedes, la democracia sobrevivió”.

“Ser policía hoy es mucho más difícil que nunca antes”, opinó Biden, al asegurar que la población lo “espera todo” de sus agentes de seguridad, y alcanzar ese umbral está “fuera de la capacidad de cualquiera”.

El mandatario recordó que 2020 “fue el año más mortífero registrado hasta ahora” para los policías, y que eso ha pasado una factura “demasiado dura” a la profesión.

“Si no cambiamos el ambiente en el que se hace el trabajo, vamos a tener dificultades reclutando a suficientes hombres y mujeres que quieran hacer el trabajo”, advirtió.

Biden no mencionó las controversias relacionadas con el racismo y la brutalidad policial que el año pasado generaron una ola de protestas sin precedentes, tras la muerte por asfixia del afroamericano George Floyd bajo la rodilla de un policía.

Biden ha respaldado un proyecto de ley destinado a reformar los departamentos de Policía de Estados Unidos, que prohibiría las tácticas que causaron la muerte de Floyd y facilitaría las demandas contra aquellos agentes que hieran o maten injustamente a ciudadanos.

La mayoría demócrata de la Cámara de Representantes aprobó a principios de marzo una ley con ese objetivo que lleva el nombre de George Floyd, pero las negociaciones en el Senado sobre ese tema fracasaron en septiembre, y el asunto se encuentra atascado. 

Con información de agencias