Defensores de inmigrantes ponen un “alto” a Biden por incumplir promesas

El plan de la Administración Biden de reiniciar el programa "Permanecer en México" es la "gota que derramó el vaso" en la complicada relación con activistas que defienden a inmigrantes, quienes dejaron de reunirse con autoridades para exigir terminar con ese plan y avanzar con las promesas sobre inmigración

Defensores de inmigrantes critican a la Administración Biden por su lento avance en asuntos migratorios.
Defensores de inmigrantes critican a la Administración Biden por su lento avance en asuntos migratorios.
Foto: Kevin Dietsch / Getty Images

El fin de semana pasado, líderes de organizaciones civiles se conectaron a una reunión virtual con miembros del equipo del Gobierno del presidente Joe Biden, pero solamente para dejar en claro que están “hartos” de las promesas incumplidas en asuntos migratorios, sobre todo tras el anuncio en el reinicio del programa “Permanecer en México”. Tras ello, se desconectaron del encuentro.

Los defensores del asilo de la frontera sur y los aliados nacionales abandonaron una reunión con funcionarios de alto nivel de Biden en protesta por los planes del gobierno de restablecer el cruel e inhumano programa ‘Permanecer en México’ de la era Trump”, dijeron en un comunicado conjunto las organizaciones.

Los activistas, como la coalición Welcome with Dignity (Bienvenida con dignidad), también critican la aplicación del Título 42 para deportación expedita de personas bajo argumentos de salud pública por la pandemia de COVID-19.

La relación entre activistas y la Administración Biden está cada vez peor y ahora aseguran que no volverán a reunirse con los responsables de las políticas migratorias hasta que tengan un plan de cómo cancelarán el programa “Permanecer en México”, también conocido como Protocolos de Protección al Migrante (MPP).

Luis Guerra, defensor de los derechos de los inmigrantes e integrante de la organización Catholic Legal Immigration Network (CLINIC), reconoció el elevado nivel de “hartazgo y cansancio” de estos grupos por la posición del Gobierno les llevó a dejar la reunión con una decena de altos funcionarios del Gobierno.

“Existe una decepción, una frustración (con el Gobierno) como no ha existido antes”, aseguró.

En su opinión, no hay forma posible de hacer de MPP una política “humana”, tal y como pretende el Gobierno federal, pues esta medida creada en 2019 por el Gobierno del expresidente Donald Trump es “inhumana y racista”.

Un tribunal federal ordenó a la Administración Biden reestablecer el programa tras fallar a favor de una demanda presentada por los estados de Texas y Misouri en abril pasado, en la que argumentaban que la Casa Blanca había terminado la política de manera inadecuada.

Los activistas creen que el Gobierno ha tenido tiempo suficiente para emitir un nuevo memorando que aborde las preocupaciones de la corte cuando ordenó su reinstauración, y así terminar formalmente con el programa que obliga a los solicitantes de asilo a quedarse en territorio mexicano mientras se resuelven sus casos en EE.UU. y que, se estima, ha afectado a más de 60,000 personas.

Desde el abandono de la reunión, explicó Guerra, no ha habido reacción o respuesta a lo sucedido por ninguna de las partes y que para retomar este tipo de encuentros que hasta ahora mantenía de manera regular con la Administración se deba dar una condición: el Gobierno debe comunicarles sus “planes para acabar con MPP” de manera inmediata.

“El Gobierno tiene la oportunidad de hacerlo, pero solo nos dicen que llegará ‘pronto”, pero las semanas van pasando y desconocen cómo y cuándo “cumplirá su promesa electoral” de suspender “Permancer en México”.

Con información de EFE