Comer una manzana al día puede disminuir tu riesgo de diabetes

Comer de una a dos manzanas al día puede disminuir tu riesgo de diabetes tipo 2, según diversos estudios. La manzana es una fruta rica en antioxidantes y fibra, con una baja carga glucémica y baja en calorías

Los flavonoides en las manzanas pueden proteger a las células del daño en el páncreas, un órgano responsable de secretar insulina.
Los flavonoides en las manzanas pueden proteger a las células del daño en el páncreas, un órgano responsable de secretar insulina.
Foto: John Finkelstein / Pexels

El consumo de fruta puede ayudarte a prevenir enfermedades y a tener una vida más longeva. Comer de una a dos manzanas al día puede disminuir tu riesgo de diabetes.

Las manzanas son fuente de fibra, ricas en flavonoides antioxidantes y también aportan vitamina C. Son una fruta con bajo contenido de calorías. Una taza de manzanas en cuartos o picada tiene 65 calorías, 3 g de fibra y 17g de carbohidratos.

Los beneficios de las manzanas para la salud estarían relacionados principalmente a su contenido en quercetina y pectina. La quercetina es un flavonoide con efectos antioxidantes y antiinflamatorios. La pectina es un tipo de fibra soluble que puede ayudar a prevenir el estreñimiento y a reducir el colesterol “malo”.

Menor riesgo de diabetes

La Fuente de Nutrición de Harvard comparte que el efecto antioxidante de los flavonoides en las manzanas puede proteger a las células del daño en el páncreas, un órgano responsable de secretar insulina en respuesta al azúcar extra en la sangre. Las células beta producen insulina en su cuerpo y con frecuencia se dañan en personas con diabetes tipo 2.

Varios estudios han relacionado el consumo de manzanas con un menor riesgo de diabetes tipo 2.

Un estudio epidemiológico en el Women’s Health Study seguido durante casi nueve años relacionó la ingesta de manzanas y un menor riesgo de diabetes tipo 2. Las personas que comieron una o más manzanas al día tuvieron un 28% menos de riesgo de diabetes tipo 2 en comparación con quienes que no comieron ninguna.

Un estudio reciente publicado en la revista Clinical Endocrinology and Metabolism, indica que una dieta saludable que incluya frutas enteras, pero no de jugos de frutas, puede ayudar a disminuir el riesgo de diabetes.

Se encontró que las personas que consumían alrededor de 2 porciones de fruta por día tenían un riesgo 36% menor de desarrollar diabetes tipo 2 durante los próximos cinco años que aquellas que consumían menos de la mitad de una porción de fruta por día.

Las manzanas también son una fruta ideal para disfrutar como bocadillo para tratar de mantener el nivel de azúcar en sangre bajo control. Son ricas en fibra con una carga glucémica baja.

La pectina en las manzanas también favorece a las bacterias beneficiosas en el colon, que producen ácidos grasos de cadena corta que pueden desempeñar un papel en la prevención de enfermedades crónicas.

Resulta conveniente consumir las manzanas frescas, enteras ya que ofrecen la mayor cantidad de nutrientes. Desechar la piel elimina gran parte de la fibra y la mayoría de los flavonoides.

Te puede interesar:
Beber café diario puede reducir tu riesgo de diabetes
5 postres y bocadllos que no aumentan tus niveles de azúcar en sangre
Cómo bajar el colesterol en pocas semanas