El cambio climático afecta a los seres humanos incluso antes de nacer: sus amenazas al embarazo

La contaminación y el cambio climático tienen efectos peligrosos en las mujeres embarazadas y en los hijos en sus vientres

Mujeres embarazadas y sus bebés sufren los efectos del cambio climático.
Mujeres embarazadas y sus bebés sufren los efectos del cambio climático.
Foto: LAKRUWAN WANNIARACHCHI / AFP / Getty Images

Las mujeres embarazadas y los hijos en sus vientres son particularmente afectados por los efectos del cambio climático y la contaminación en el planeta.

El cambio climático es una amenaza urgente a la salud femenina”, indicó a mediados de año la Asociación Estadounidense de Obstetricia (ACOG), cuando divulgó lineamientos al abordar los riesgos para el embarazo del calor y del medio ambiente en general.

Las mujeres que pertenecen a grupos minoritarios son incluso más vulnerables, pues las disparidades que sufren las hacen más propensas a morir por causas relacionadas al embarazo que otras.

Grandes riesgos

Hallazgos que publicó la revista científica JAMA aseveran que la salud de embarazadas, fetos y recién nacidos se ve notablemente afectada por el calor y la contaminación del aire. Los expertos llegaron a tal conclusión tras analizar más de 32 millones de nacimientos en Estados Unidos.

Y es que agentes contaminantes en el medio ambiente pueden llegar a los pulmones de las madres e incluso a la placenta, y luego al bebé.

En cuanto al calor, las madres embarazadas no pueden regular la temperatura corporal de la misma forma que una persona no embarazada. Ello las hace susceptibles a sufrir golpes de calor.

El clima además puede impactar la función metabólica, como la sensibilidad en la insulina. Ello representa un vínculo entre las altas temperaturas y la diabetes gestacional.

El calor extremo puede alterar el flujo sanguíneo en la placenta y hacerla frágil, además de que puede ser responsable de otras complicaciones como hipertensión.

Las partículas de ozono o el calor extremo aumentan el riesgo de que los bebés nazcan con bajo peso, lo que puede afectar el desarrollo de su cerebro o aumentar el riesgo de que sufra infecciones.

En tanto, las partículas contaminantes pueden provocar un parto prematuro. El calentamiento global puede provocar además desastres naturales, que pueden implicar complicaciones en las madres, y aumentar los riesgos para ellas y sus hijos.

Sigue leyendo:
Dos parejas de California dan a luz a “bebé intercambiado” por error en clínica de fertilidad
Beber café puede mejorar tu estado de ánimo y reducir el riesgo de sufrir depresión
Australia anuncia millonario fondo para tecnología de captura de carbono