Indocumentados tendrían problemas para viajar al extranjero con protección o ‘parole’ propuesta por el Congreso

Aunque la Cámara de Representantes contempla que los inmigrantes indocumentados puedan viajar fuera de EE.UU. con el llamado 'parole' o perdón a la deportación, expertos señalan que no será tan fácil obtener un permiso de viaje, además de que los no ciudadanos podrían ser rechazados de reingresar al país

Organizaciones civiles exigen al Congreso aprobar un camino a la ciudadanía para indocumentados.
Organizaciones civiles exigen al Congreso aprobar un camino a la ciudadanía para indocumentados.
Foto: JESÚS GARCÍA / Impremedia

Aunque es posible que puedan solicitar un permiso para viajar al extranjero, los inmigrantes indocumentados protegidos bajo el ‘parole’ que analiza el Congreso podrían enfrentar serias limitaciones y, en algunos casos, no obtener el permiso necesario.

Así lo explicó Kendal Nystedt, abogada de inmigración de Make The Road New York, en una conferencia de prensa para explicar las diferencias entre modificar la Ley del Registro y el perdón provisional a indocumentados o ‘parole’.

“La mayoría de los portadores de ‘green card’ pueden comprar boletos para viajar al extranjero sin problema”, señaló al exponer que la Ley del Registro permitiría a un indocumentado solicitar el cambio de estatus a Residente Legal Permamente. “Bajo el ‘parole’ viajar al extranjero será mucho más restrictivo”.

Recordó que el ‘parole’ no es un camino a la ciudadanía, pues solamente está contemplado por 10 años con Autorización de Empleo, algunas ayudas sociales, el permiso para viajar y posibilidad de una REAL ID.

Sin embargo, el documento que la Cámara de Representantes dio a conocer la semana pasada de la agenda Build Back Better (BBB – Reconstruir Mejor) no es claro y las reglas serían elaboradas por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

“Esas reglas serían implementadas por el Departamento de Seguridad Nacional”, reconoció. “La historia nos dice que el DHS usualmente implementa distintos lineamientos para viajes, (los indocumentados) pueden tener su propio tiempo de proceso y serían aplicados costos adicionales”.

Es decir, es posible que las autoridades migratorias establezcan requisitos específicos para los inmigrantes bajo ‘parole’, aunado a que salir del país no necesariamente asegura el reingreso, pues es una decisión discrecional de los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

“El viaje al extranjero puede tener consecuencias, porque se requeriría de un permiso… Muchos de los aplicantes han muerto mientras sus peticiones siguen pendientes”, reconoció. “Aquellos viajando con el programa de ‘parole’ pueden ser tratados especialmente al momento de ser readmitidos a Estados Unidos… Esto significa, por ejemplo, que aquellos con alguna orden de deportación podrían ser impedidos de reingresar”.

El proyecto de ley de $1.75 billones de dólares, que al sumar los $100,000 millones de inmigración sería de $1.85 billones, no contempla estas preocupaciones sobre los viajes al extranjero.

Y también para las licencias

Situaciones similares enfrentarían las personas al solicitar una licencia de conducir, ya que no todos los estados permiten que indocumentados puedan obtener ese permiso, aunque el plan legislativo indique que podrían aplicar por una REAL ID.

El plan no asegura que todas las personas bajo el ‘parole’ sean elegibles para la licencia de conducir, porque esa es una pregunta para la entidad, no para la ley federal”, expresó Nystedt.

Enfatizó que con la Ley del Registro, al obtener una ‘green card’, los inmigrantes no enfrentarían ninguno de esos problemas.

Una situación similar se observa para algunas ayudas sociales, indicó Breanne Palmer, directora interina de Políticas y Asesoría de UndocuBlack Network.

“Sobre algunos beneficios sociales, como apoyo en educación, quizá tengan acceso a algunos apoyos para la universidad, pero dependerá del lenguaje en la ley”, reconoció. “Están las opciones de apoyo estatal, pero también dependerá de lo que cada entidad determine”.

Esta semana la Cámara de Representantes avanzará con la agenda BBB, pero aunque incluya el plan migratorio, el Senado todavía tiene que negociar con la parlamentaria Elizabeth MacDonough sobre si puede o no ser aprobado bajo el proceso de Reconciliación. Hasta el momento, la experta ha rechazado dos propuestas, incluida la Ley del Registro.