Basura espacial “misteriosa” en camino de estrellarse contra la Luna a 5,800 mph el viernes

La Luna está a punto de ser golpeada por 3 toneladas de basura espacial, un golpe que creará un cráter en el que podrían caber varios semirremolques

Un avión de una aerolínea comercial vuela ante la luna creciente sobre la ciudad de Kuwait.
Un avión de una aerolínea comercial vuela ante la luna creciente sobre la ciudad de Kuwait.
Foto: YASSER AL-ZAYYAT / AFP / Getty Images

Un cohete sobrante se estrellará contra el otro lado de la luna a 5.800 mph el viernes, lejos de las miradas indiscretas de los telescopios. Puede llevar semanas, incluso meses, confirmar el impacto a través de imágenes de satélite, según CBS News y The Associated Press.

Las 3 toneladas de basura espacial han estado dando tumbos al azar por el espacio, según creen los expertos, desde que China lanzó un cohete, hace casi una década. Pero los funcionarios chinos dudan que sea suyo.

No importa de quién sea, los científicos esperan que el objeto haga un agujero de 33 a 66 pies de ancho y envíe polvo lunar volando cientos de millas a través de la superficie estéril y erosionada de la Luna.

La basura espacial en órbita baja es relativamente fácil de rastrear.

Es poco probable que los objetos que se lanzan más profundamente en el espacio golpeen algo y estas piezas remotas generalmente se olvidan pronto, excepto por un puñado de observadores que disfrutan jugando a detective celestial.

SpaceX originalmente se llevó la culpa de la próxima basura lunar después de que el rastreador de asteroides Bill Gray identificara el curso de la colisión en enero. Gray se corrigió a sí mismo un mes después, diciendo que el objeto “misterioso” no era una etapa superior del cohete SpaceX Falcon del lanzamiento en 2015 de un observatorio climático en el espacio profundo para la NASA.

Gray dijo que probablemente era la tercera etapa de un cohete chino que envió una cápsula de muestra de prueba a la Luna y regresó en 2014.

“En cierto sentido, esto sigue siendo evidencia ‘circunstancial’. Pero yo la consideraría como evidencia bastante convincente, del tipo en el que el jurado saldría de la sala del tribunal y regresaría en unos minutos con una condena”, dijo Gray.

Los funcionarios del ministerio chino dijeron que la etapa superior había vuelto a entrar en la atmósfera terrestre y se había quemado.

Pero hubo dos misiones chinas con designaciones similares: el vuelo de prueba y la misión de retorno de muestras lunares de 2020, y los observadores estadounidenses creen que las dos se están confundiendo.

El Comando Espacial de EE.UU., que rastrea la basura espacial en órbitas bajas, confirmó el martes que la etapa superior china de la misión lunar de 2014 nunca salió de órbita, como se indicó anteriormente en su base de datos. Pero no pudo confirmar el país de origen del objeto a punto de golpear la Luna.

Jonathan McDowell, del Centro de Astrofísica de Harvard y Smithsonian, apoya la evaluación revisada de Gray, pero señala: “El efecto será el mismo. Dejará otro pequeño cráter en la luna”.

La luna ya tiene innumerables cráteres, que van hasta las 1,600 millas.

Con poca o ninguna atmósfera real, la Luna está indefensa contra el aluvión constante de meteoritos y asteroides, y las naves espaciales que se aproximan ocasionalmente, incluidas algunas que se estrellaron intencionalmente por el bien de la ciencia.

Sin atmósfera, no hay erosión, por lo que los cráteres de impacto duran para siempre.

Después de fijar inicialmente el próximo ataque en SpaceX de Elon Musk, Gray volvió a mirar después de que un ingeniero del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA cuestionó su afirmación.

Ahora, está “bastante convencido” de que es una parte de un cohete chino, basado no solo en el seguimiento orbital hasta su despegue en 2014, sino también en los datos recibidos de su breve experimento de radioaficionado.

El Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra del JPL respalda la reevaluación de Gray. Un equipo de la Universidad de Arizona también identificó recientemente el segmento del cohete chino Gran Marcha a partir de la luz reflejada en su pintura, durante las observaciones telescópicas del cilindro carenado.

Tiene alrededor de 40 pies de largo y 10 pies de diámetro, y hace una vuelta cada dos o tres minutos.

Y es muy posible que ningún satélite de los que observan actualmente la Luna pueda captar el impacto.

China tiene un módulo de aterrizaje lunar en el otro lado de la Luna, pero estará demasiado lejos para detectar el impacto del viernes justo al norte del ecuador. El Orbitador de Reconocimiento Lunar de la NASA también estará fuera de alcance. Y es poco probable que el Chandrayaan-2 de la India, que orbita la luna, pase por entonces.

Te puede interesar:

Por qué 2022 es el año en el que todos quieren ir a la Luna

EE.UU. retrasa el viaje humano a la Luna hasta 2025

Qué revelan las imágenes más cercanas que se han logrado de Ganímedes, la luna más grande del Sistema Solar