Caucus Hispano del Congreso se suma a presión a Biden para terminar con el Título 42 contra inmigrantes

Luego de presión de decenas de organizaciones civiles, el Caucus Hispano del Congreso se sumó para exigir al Gobierno del presidente Biden terminar con el Título 42, un programa que permite la expulsión expedita de inmigrantes debido a la pandemia de COVID-19

El Título 42 aplica para la expulsión expedita de inmigrantes.
El Título 42 aplica para la expulsión expedita de inmigrantes.
Foto: GUILLERMO ARIAS / AFP / Getty Images

Después de la presión de una coalición de organizaciones civiles, apoyadas por senadores, incluido el líder de la mayoría Chuck Schumer (Nueva York), el Caucus Hispano se sumó a la presión al presidente Joe Biden para terminar con el programa Título 42 que permite expulsar en forma expedita a inmigrantes en la frontera.

Dicha estrategia, implementada por agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), es revisada periódicamente por los Centros para el Control de Enfermedades (CDC), para justificar su aplicación en medio de la pandemia de COVID-19.

El Caucus Hispano del Congreso (CHC) envió una carta al secretario de Estado, Antony Blinken; al de Salud y Servicios Humanos, Xavier Becerra; al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y a la directora de los CDC, Rochelle Walensky, para terminar con ese programa iniciado en marzo del 2020 por el expresidente Donald Trump, pero defendido por la Administración Biden en tribunales.

Esta nueva presión ocurre después de un reporte de Reuters que informó que la Administración Biden tenía planeado terminar con ese programa en abril. Solamente en el año fiscal 2021, más de 1.5 millones de inmigrantes fueron afectados por esta política.

Sin embargo, un nuevo reporte de The New York Times afirma que la Administración Biden terminaría la aplicación del programa en mayo.

“Hace mucho tiempo que debería terminar por completo la política del Título 42 iniciada por Trump y dejar de usar la pandemia como una excusa para mantenerla”, dijo el presidente del CHS, el representante Raúl Ruiz (California). “Las tasas de transmisión [de COVID] son bajas, existen pruebas seguras y protocolos de cuarentena, y las vacunas están fácilmente disponibles. Hay que terminar con el Título 42 de Trump ahora”.

Los congresistas piden a las autoridades explicar cómo determinan que una familia o persona es un riesgo de salud para EE.UU.; cómo se ha asegurado la correcta atención de niños; cómo se han utilizado los fondos para refugiados al aplicar esta medida de expulsión.

También piden conocer los factores que considera el DHS para determinar que una persona no enfrenta violenca o persecución si es expulsada a su país bajo el Título 42; cómo ha sido la coordinación entre el HHS y el DHS para la implementación del Título 42, además de cuestionar si se ha trabajado con el Gobierno mexicano sobre la implementación de ayuda de organizaciones para los peticionarios de asilo.

“Durante más de dos años, los solicitantes de asilo han sido expulsados ​​ilegalmente de los Estados Unidos sin el debido proceso que merecen”, acusó el congresista Joaquín Castro (Texas). “El uso actual del Título 42 es una continuación injustificada de las crueles políticas de inmigración de la Administración Trump”.

La defensa de los congresistas surge, sin embargo, luego del reporte de que la Administración Biden de hecho ya pretende concluirla, pero sobre todo ante la creciente presión de organizaciones que defienden a inmigrantes que solicitan asilo.

La primera vicepresidenta de CHC, Nanette Diaz Barragán (California) consideró que las razones que sustentan el Título 42 “siempre han sido sospechosas”, pero ningún los miembros del grupo no se habían pronunciado al respecto, como ahora lo hacen.

“Las personas que llegan a nuestras fronteras para escapar de diversas formas de violencia y persecución en sus países de origen tienen el derecho legal de solicitar asilo: esta política debe desaparecer”, sentenció Díaz Barragán.

Para el segundo vicepresidente de CHC, Adriano Espaillat (Nueva York), esta política es “despiadada” y acusó a la Administración Trump de implementarla sin mencionar que la Administración Biden la defendió en tribunales. “Debe ser derogada. Punto final”, dijo el representante.

El ‘whip’ (responsable de juntar los votos) del caucus, Darren Soto (Florida), defendió que el actual gobierno busque revertir las políticas migratorias de Trump.

“El Título 42 nunca se trató de la seguridad pública; fue otra táctica utilizada para castigar a las comunidades vulnerables que buscaban refugio en los Estados Unidos”, sentenció.

Organizaciones civiles, como la coalición Welcome With Dignity (Bienvenida con dignidad), confiaban que el 1 de abril el Título 42 dejara de ser aplicado en la frontera para la expulsión expedita de inmigrantes y no permitirles solicitar asilo.