Biden logra acuerdo en Cumbre de las Américas para controlar las fronteras para detener la inmigración irregular

"Un gran paso" en asuntos migratorios es como califica la Administración Biden la "Declaratoria de Los Ángeles" para detener la inmigración irregular, un acuerdo que varios países respaldan, según una alta funcionaria de la Casa Blanca

En la inauguración de la Cumbre de las Américas, el presidente Biden calificó de "inaceptable" la inmigración irregular.
En la inauguración de la Cumbre de las Américas, el presidente Biden calificó de "inaceptable" la inmigración irregular.
Foto: Jesús García / Impremedia

La declaratoria sobre inmigración que el Gobierno del presidente Joe Biden ha logrado que firmen parte de los gobiernos de América Latina y El Caribe pretende aplicar mayores controles en las fronteras en esas naciones, así como aplicar expulsiones a quienes no cumplan con requisitos de asilo.

“El presidente Biden está pidiendo a todos los gobiernos a lo largo de la ruta migratoria que establezcan y fortalezcan el procesamiento en cada uno de sus respectivos países de manera más efectiva, reforzando sus fronteras, realizando controles y expulsando a las personas que no califican para el asilo”, indicó una alta funcionaria de Seguridad Nacional en llamada telefónica con periodistas.

Reconoció que la Administración Biden “no espera” que todos los países firmen la llamada Declaratoria de Los Ángeles, pero sí aquellos que son clave.

Estamos buscando de formas en las que podemos brindar más apoyo a los países de ingresos medios en el hemisferio occidental que albergan grandes poblaciones de refugiados migrantes”, indicó la funcionaria sin especificar cuáles.

Sin embargo, en un adelanto a este diario, el Brian Nichols menciónó a varios países cuyas políticas migratorias EE.UU. reconoce como importantes en el actual contexto, como Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, México y Panamá, aunque no necesariamente serían los únicos que firmen.

“Puedo decir que tenenos una cooperación bilateral fuete con Guatemala y Honduras en inmigración… y ellos han estado comprometidos, incluso un poco en el desarrollo de la declaratoria”, afirmó la funcionaria.

Desde antes de iniciar la pandemia, la Administración Biden empató los asuntos económicos con la inmigración, es decir, que las inversiones y ayudas complementarias tendrían un impacto en detenerla.

“Esto se conecta con la agenda económica que el presidente presentó el primer día de la cumbre”, reconoció la funcionaria.

La declaratoria establece un marco sobre cómo los estados deberían manejar el asunto migratorio.

“[Se trata de] una forma coordinada y predecible para que los estados gestionen la migración y se centra en cuatro pilares principales: estabilidad y asistencia para las comunidades, vías legales, gestión humanitaria de fronteras y respuesta de emergencia coordinada”, señaló.

Flujos migratorios históricos

La propuesta será formalizada este viernes y será presentada con otros jefes de Estado, indicó la funcionaria.

“[El Hemisferio Occidental es] una región está experimentando tasas históricas y sin precedentes. de la migración irregular. Casi todos los países se han visto afectados”, se justificó. “El presidente Biden, junto con otros jefes de Estado, anunció una asociación regional para abordar los flujos migratorios históricos que afectan a todos los países”.

La funcionaria señaló que la pandemia de COVID-19 intensificó el problema de desplazamiento de personas poniendo sus vidas en peligro, algo que ya fue abordado por otros mandatarios, como el presidente de Panamá, Laurentino Cortizo Cohen, quien señaló que la inmigración irregular tiene sus motivos “en la falta de oportunidades”.

La Administración Biden dijo que el plan de EE.UU. y sus aliados es “un gran paso” para atender la inmigración y la seguridad en la frontera entre México y EE.UU.

“Es un gran paso adelante para resolver el desafío de la migración irregular sin precedentes en la región, en nuestra frontera y a lo largo de nuestra frontera”, se justificó. “También estamos enfocando recursos para modernizar los programas de inmigración y trabajadores temporales para abordar la escasez de mano de obra que está elevando los precios”.