Niños intoxicados con vómitos y nauseas luego de nadar en una piscina contaminada en Virginia

Las autoridades revelaron que los nadadores estuvieron expuestos a cloro y ácido en exceso, además del mal funcionamiento de la bomba, hizo que respiraran el gas tóxico

Quince niños tuvieron que ser llevados al hospital y otros más fueron rociados para descontaminarlos.
Quince niños tuvieron que ser llevados al hospital y otros más fueron rociados para descontaminarlos.
Foto: David Mark / Pixabay

Alrededor de quince niños fueron trasladados a un hospital con síntomas de intoxicación, después de nadar en una piscina en Chesterfield. que al parecer tenía material peligroso.

La Oficina de Bomberos de Chesterfield recibió una llamada de emergencias con respecto a un extraño y fuerte olor que provenía de Harpers Mill Pool, una piscina en donde las familias pueden nadar.

Según detalló el noticiero 8News, los niños que habían estado dentro del agua comenzaron a sentirse mal con nauseas, dolor de garganta, incluso algunos hasta vomitaron. Los padres de dos salvavidas de la piscina, dijeron que sus hijas vieron a muchos toser en exceso y quejarse de dolor de garganta.

Un total de 15 niños y un adulto fueron hospitalizados con lesiones que no ponen en peligro la vida, pero que sí perjudican la salud de cada uno de ellos. En declaraciones para el mismo noticiero, un operador de la piscina dijo que los síntomas son signos reveladores de una mezcla de cloro y ácido.

Aunque estos dos productos químicos se utilizan en todas las albercas para mantenerlas limpias y libres de gérmenes, se deben utilizar con cierta medida y correctamente. Con respecto al accidente con todos los menores de edad, también se debió al mal funcionamiento de la bomba, lo que hace que las víctimas respirarán el gas tóxico producido por la mezcla.

El teniente Kenny Mitchell de la Oficina de Bomberos de Chesterfield compartió que a otros pequeños y algunos adultos, (a parte de los que tuvieron que ser hospitalizados) que se encontraban en la piscina tuvieron que ser descontaminados.

Mitchell señaló que los rociaron con agua para asegurarse de que no se encontraran productos químicos en sus cuerpos. A las personas se les tomó la presión arterial y se les revisó la respiración como medida de seguridad.

Una madre estaba en la piscina con sus cinco hijos y reveló que inhalaron una “sustancia en polvo” y comenzaron a ahogarse. La mujer junto con su familia fueron al Hospital Chippenham para recibir tratamiento.

El teniente Mitchell señaló que ha visto cómo las mezclas químicas causan este tipo de interrupción, pero es difícil decir en este momento qué causó el problema químico. Los equipos planean continuar con la investigación para saber quién fue el responsable de poner los productos tóxicos en mayor cantidad que la indicada.

La administración de Harpers Mill Pool planea hacer una segunda evaluación de los productos químicos para asegurarse de que no haya más problemas. Por el momento, el lugar se encuentra cerrado al público.

Te puede interesar: