‘Bugsy’ Siegel, el hombre que creó el crimen organizado en la costa oeste de EE. UU.

Benjamin "Bugsy" Siegel, fue el hombre que propició el crimen organizado en la costa oeste de Estados Unidos y que fue asesinado a tiros en la casa de su amante Virginia Hill en Beverly Hills, California, el 20 de junio de 1947.

Estuvo encargado de aumentar la violencia y crímenes en la costa oeste de EE. UU.
Estuvo encargado de aumentar la violencia y crímenes en la costa oeste de EE. UU.
Foto: David McNew / Getty Images

Benjamin “Bugsy” Siegel estaba hablando con su socio Allen Smiley cuando se dispararon tres balas a través de la ventana y en su cabeza, matándolo instantáneamente.

La infancia de Siegel había sido bastante similar a la de otros líderes del crimen organizado: al crecer con poco dinero en Brooklyn, logró establecerse como un matón adolescente. 

Con su amigo Meyer Lansky, Siegel aterrorizó a los vendedores ambulantes locales y recaudó dinero por protección. En poco tiempo, tenían un negocio que incluía contrabando y apuestas por toda la ciudad de Nueva York.

A fines de la década de 1930, Siegel se había convertido en uno de los principales actores de un sindicato del crimen muy poderoso, que le dio $ 500,000 para establecer una franquicia en Los Ángeles

Bugsy se lanzó a la escena de Hollywood y se hizo amigo de algunos de los nombres más importantes de la época: Cary Grant, Clark Gable y Jean Harlow. 

Sus fiestas nocturnas en su mansión de Beverly Hills se convirtieron en el lugar de moda de la ciudad. También puso en marcha una sólida operación de juego y narcóticos para mantener felices a sus viejos amigos en el este. 

Justo antes de que comenzara la Segunda Guerra Mundial, Siegel viajó a Italia para venderle explosivos a Mussolini, pero el trato fracasó cuando le hicieron pruebas a los explosivos.

Imágenes gráficas de asesinatos asociados con la mafia, incluido el asesinato de Benjamin “Bugsy” Siegel (C) en 1947, se exhiben en The Mob Museum el 13 de febrero de 2012 en Las Vegas, Nevada. (Ethan Miller/Getty Images)

En 1945, Siegel tuvo una idea brillante, a pocas horas de Los Ángeles se encontraba la adormecida ciudad desértica de Las Vegas, Nevada. No tenía nada a su favor, excepto un gobierno local obediente y juegos de azar legales. Siegel decidió construir el Hotel Flamingo en medio del desierto con $6,000,000, una parte de los cuales provino del sindicato de Nueva York.

El Flamingo no fue inmediatamente rentable y Siegel terminó discutiendo con Lucky Luciano sobre el reembolso del dinero utilizado para construirlo. Casi al mismo tiempo que Siegel fue asesinado en Beverly Hills, los hombres de Luciano entraron al Flamingo y anunciaron que ahora estaban a cargo

Incluso Siegel probablemente nunca imaginó el asombroso crecimiento y éxito de Las Vegas en los años siguientes.

Seguir leyendo: