La verdad de Henry Tandey: el soldado británico que le salvó la vida a Hitler

La historia de un soldado británico perdonando la vida, presuntamente, a un joven Adolf Hitler es uno de los incidentes más cuestionados y fascinantes de la Primera Guerra Mundial.

La valentía de Henry Tandey quedó eclipsada por las acusaciones de que había salvado la vida de Hitler en 1918. ¿De verdad fue así?
La valentía de Henry Tandey quedó eclipsada por las acusaciones de que había salvado la vida de Hitler en 1918. ¿De verdad fue así?
Foto: Hulton Archive / Getty Images

El 28 de septiembre de 1918, en un incidente que pasaría a la historia de la Primera Guerra Mundial, aunque los detalles del evento aún no están claros, el soldado Henry Tandey, un soldado británico que prestaba servicio cerca del pueblo francés de Marcoing, supuestamente se encuentra con un soldado alemán herido y se niega a dispararle, perdonando la vida del cabo Adolf Hitler, de 29 años.

Tandey, nativo de Warwickshire, participó en la Primera Batalla de Ypres en octubre de 1914 y en la Batalla del Somme en 1916, donde resultó herido en una pierna. 

Después de ser dado de alta del hospital, fue trasladado al 9. ° Batallón en Francia y resultó herido nuevamente durante la Tercera Batalla de Ypres en Passchendaele en el verano de 1917.

De julio a octubre de 1918, Tandey sirvió en el 5. ° Regimiento del Duque de Wellington; fue durante este tiempo que participó en la exitosa captura británica de Marcoing, por la que ganó una Cruz Victoria por “valentía conspicua”.

Como Tandey dijo más tarde a las fuentes, durante los momentos finales de esa batalla, cuando las tropas alemanas se retiraban, un soldado alemán herido entró en la línea de fuego de Tandey. “Apunté pero no pude dispararle a un hombre herido”, recordó Tandey, “así que lo dejé ir”. El soldado alemán asintió en señal de agradecimiento y desapareció.

Aunque no existen fuentes para probar el paradero exacto de Adolf Hitler ese día en 1918, surgió un vínculo intrigante que sugiere que, de hecho, fue el soldado que Tandey perdonó. 

Una fotografía que apareció en los periódicos de Londres de Tandey cargando a un soldado herido en Ypres en 1914 fue retratada más tarde en un lienzo del artista italiano Fortunino Matania que glorificaba el esfuerzo de guerra aliado. 

Según cuenta la historia, cuando el primer ministro británico Neville Chamberlain viajó a Alemania en 1938 para involucrar a Hitler en un último esfuerzo para evitar otra guerra en Europa, el führer lo llevó a su nuevo país de retiro en Baviera. Allí, Hitler le mostró a Chamberlain su copia de la pintura de Matania y comentó: “Ese es el hombre que casi me dispara”.

La autenticidad del encuentro Tandey-Hitler sigue en disputa, aunque la evidencia sugiere que Hitler tenía una reproducción de la pintura de Matania ya en 1937, una adquisición extraña para un hombre que había estado furioso y devastado por la derrota alemana a manos de los aliados en la gran Guerra. 

Dos veces condecorado como soldado, Hitler quedó cegado temporalmente por un ataque con gas mostaza en Bélgica en octubre de 1918 y estaba en un hospital militar en Pacewalk, Alemania, cuando recibió la noticia de la rendición alemana.

Seguir leyendo: