Biden anuncia medidas para proteger el derecho al aborto y pide al Congreso una ley para reconocerlo

Biden criticó las restricciones al aborto lideradas por los republicanos a los 100 días desde que se anuló Roe vs. Wade y dio a conocer nuevas medidas para proteger el acceso al aborto

Biden anunció nuevas medidas para proteger el derecho al aborto.
Biden anunció nuevas medidas para proteger el derecho al aborto.
Foto: SAUL LOEB / AFP / Getty Images

El presidente Joe Biden dio a conocer nuevas medidas el martes para proteger el derecho al aborto, 100 días después de que la Corte Suprema anulara Roe vs Wade, el dictamen que protegía el derecho constitucional a interrumpir un embarazo, y pidió a los estadounidenses que presionen al Congreso para que apruebe una ley que garantice que el aborto sea legal en Estados Unidos.

La acción del presidente Biden ocurre cuando los derechos reproductivos se han convertido en un tema central en las campañas políticas antes de las elecciones de noviembre.

Los demócratas se han basado en la decisión de la Corte Suprema de anular Roe v. Wade para motivar a los votantes a elegir legisladores que amplíen el derecho al aborto a nivel nacional y eviten que los republicanos impongan más restricciones.

“En este momento nos faltan un puñado de votos”, dijo Biden en la segunda reunión del grupo de trabajo sobre salud reproductiva en la Casa Blanca. “La única forma en que sucederá es si el pueblo estadounidense hace que suceda”.

“Una prohibición nacional del aborto significa que incluso si vives en un estado donde los funcionarios republicanos extremistas no están al mando, tu derecho a elegir aún está en riesgo. Quieren que desaparezca el derecho a elegir de todas las mujeres, en todos los estados de este país”, escribió Biden en Twitter. Y continuó: “El Congreso debería codificar las protecciones de Roe de una vez por todas”

Las medidas, promulgadas el martes por el Departamento de Educación y el Departamento de Salud y Servicios Humanos, incluyen el refuerzo de una ley que prohíbe la discriminación por motivos de género, conocida como Título IX, y la entrega de $6 millones de dólares en ayudas para investigación en temas de salud reproductiva y educación sexual.

Bajo la nueva directriz, el gobierno federal indica a las instituciones de educación superior que es ilegal discriminar a estudiantes o profesores en base a un embarazo o “interrupción de un embarazo”.

A su vez, exige a las instituciones educativas tratar el embarazo, el posparto o un aborto de la misma manera “que cualquier otra baja temporal” en los planes de seguro médico que ofrecen a los estudiantes o profesores.

“No hemos dado marcha atrás y no vamos a dar marcha atrás” en la protección de los derechos reproductivos, dijo Biden en declaraciones previas a la reunión con el equipo de trabajo de la Casa Blanca para los derechos reproductivos, donde también estuvieron presentes la vicepresidenta Kamala Harri, y otros miembros de su gabinete.

En la misma jornada en que la Casa Blanca recuerda que se han cumplido cien días desde que el Supremo revocó la protección del derecho al aborto en el país, Biden y Harris aprovecharon la ocasión para pedir al Congreso que pase una legislación federal que proteja ese derecho.

“Debe hacerlo ahora”, dijo el presidente refiriéndose al Congreso, y reconoció el impacto que la decisión del Supremo ha tenido para los derechos reproductivos en el país.

“Lo que da más miedo es que, en algunos estados, ellos (los republicanos) ya están teniendo éxito ” con la aprobación de leyes que prohíben el aborto, dijo el líder demócrata.

La decisión del Supremo dio a los estados el poder de emitir leyes propias con respecto al aborto. Como resultado, interrumpir el embarazo actualmente es ilegal en 13 de los 50 estados de EE.UU.: Alabama, Arkansas, Arizona, Dakota del Sur, Idaho, Kentucky, Oklahoma, Luisiana, Missouri, Mississippi, Tennessee, Texas y Virginia Occidental.