El trágico barco gemelo del Titanic que también se hundió

El Britannic, barco gemelo del Titanic, se hundipo en el mar Egeo el 21 de noviembre de 1916, matando a 30 personas y más de 1.000 personas fueron rescatadas.

En 1976, el famoso explorador oceánico Jacques Cousteau encontró al Britannic tumbado de lado a 400 pies por debajo de la superficie del Egeo.
En 1976, el famoso explorador oceánico Jacques Cousteau encontró al Britannic tumbado de lado a 400 pies por debajo de la superficie del Egeo.
Foto: Fraser Nivens/Florida Keys News Bureau / Getty Images

A raíz del desastre del Titanic el 14 de abril de 1912, White Star Line realizó varias modificaciones en la construcción de su barco hermano ya planificado. 

Primero, se cambió el nombre de Gigantic a Britannic (probablemente porque parecía más humilde) y se modificó el diseño del casco para hacerlo menos vulnerable a los icebergs. Además, se ordenó que hubiera suficientes botes salvavidas a bordo para acomodar a todos los pasajeros, lo que no había sido el caso con el Titanic.

El buque de lujo de casi 50.000 toneladas, el más grande del mundo, fue botado en 1914, pero poco después fue requisado por el gobierno británico para servir como buque hospital durante la Primera Guerra Mundial

En esta capacidad, el Capitán Charlie Bartlett dirigió al Britannic en cinco viajes exitosos que trajeron tropas británicas heridas de regreso a Inglaterra desde varios puertos alrededor del mundo.

El 21 de noviembre, el Britannic se dirigía a recoger más soldados heridos cerca del Golfo de Atenas, cuando a las 8:12 am, una violenta explosión sacudió el barco

El Capitán Bartlett ordenó el cierre de las puertas estancas y envió una señal de socorro. Sin embargo, la explosión ya había logrado inundar seis compartimentos completos, incluso daños más extensos que los que hundieron el Titanic. Aun así, el Britannic se había preparado para tal desastre y se habría mantenido a flote excepto por dos asuntos críticos.

Primero, el Capitán Bartlett decidió intentar hacer encallar al Britannic en la cercana isla de Kea. Esto podría haber tenido éxito, pero, antes, el personal de enfermería del barco había abierto los ojos de buey para ventilar las salas de enfermos. El agua entró a raudales por los ojos de buey mientras el Britannic se dirigía hacia Kea. 

En segundo lugar, el desastre se agravó cuando algunos miembros de la tripulación intentaron lanzar botes salvavidas sin órdenes. Dado que el barco todavía se movía tan rápido como podía, los barcos fueron absorbidos por las hélices, matando a los que estaban a bordo.

Menos de 30 minutos después, Bartlett se dio cuenta de que el barco se iba a hundir y ordenó abandonarlo. Se botaron los botes salvavidas y aunque el Britannic se hundió a las 9:07, menos de una hora después de la explosión, casi 1.100 personas lograron salir del barco. 

De hecho, la mayoría de las 30 personas que murieron estaban en los botes salvavidas lanzados prematuramente. 

En 1976, el famoso explorador oceánico Jacques Cousteau encontró al Britannic tumbado de lado a 400 pies por debajo de la superficie del Egeo. Se desconoce la causa de la explosión, pero muchos creen que el Britannic golpeó una mina.

Seguir leyendo: