Vendedores ambulantes de Los Ángeles necesitan del apoyo y la seguridad del gobierno

La mayoría de los aproximadamente 10,000 vendedores ambulantes de comida en Los Ángeles son mujeres, inmigrantes o personas de color; según datos de la policía, los delitos contra vendedores ambulantes aumentaron un 268% entre 2010 y 2020

Los vendedores ambulantes de comida de Los Ángeles dan más al gobierno de lo que reciben.

Los vendedores ambulantes de comida de Los Ángeles dan más al gobierno de lo que reciben a cambio. Crédito: Susana González | Cortesía

Era una fría mañana de jueves mientras conducía hacia el este por Florence Avenue, en el centro sur de Los Ángeles, de camino al trabajo.

Unas diez personas esperaban para comprar tamales a una vendedora ambulante. Rápidamente, me detuve, esperando que no se acabaran los tamalitos.

El olor de la masa, el chile verde, el queso y el vapor de la olla era fascinante. Di mi primer bocado y no solo me asombraron los sabores delicados, mantecosos y picantes del tamal, sino también el valor y el compromiso de los vendedores ambulantes de comida que alimentan a comunidades que padecen de inseguridad alimentaria.

La mayoría de los aproximadamente 10,000 vendedores ambulantes que venden comida en Los Ángeles son mujeres, inmigrantes y personas de color.

La venta ambulante es una de las pocas vías disponibles para que los grupos históricamente desfavorecidos apoyen a sus familias, especialmente si enfrentan barreras a la movilidad socioeconómica.

Los vendedores ambulantes de comida, que generan y contribuyen millones de dólares a la economía, representan una parte trabajadora, motivada e integral de Los Ángeles.

Al aumentar la demanda de bienes y ventas de las tiendas y proveedores locales, pagar sus licencias, permisos, impuestos y atraer gente de todo el mundo, los vendedores ambulantes de comida son empresarios que restauran la actividad, el sentido de comunidad y la seguridad en nuestros vecindarios.

Los derechos, la dignidad y el respeto de los vendedores ambulantes de comida de Los Ángeles no se dan por sentados, ya que se han luchado arduamente durante décadas con el apoyo de defensores de la comunidad y bufetes de abogados sin fines de lucro.

Hoy, la venta ambulante de comida ya no es un delito, debido al Proyecto de Ley del Senado 946, el código de alimentos minoristas se actualizó debido al Proyecto de Ley del Senado 972, y el 7 de febrero de 2024, los miembros del Concejo Municipal de Los Ángeles derogaron la prohibición de la venta ambulante en zonas que ha estado vigente desde 2018.

El Ayuntamiento de Los Ángeles también redujo la tarifa del permiso a $27.51 dólares en lugar de los $541 dólares propuestos.

Sin embargo, los vendedores ambulantes continúan enfrentándose a un aumento de actos de delincuencia, violencia y acoso.

Según datos del Departamento de Policía de Los Ángeles, los delitos contra vendedores ambulantes aumentaron un 268% entre 2010 y 2020.

La especialista en traumatología Patty Ramírez, quien ha dirigido reuniones grupales con vendedores ambulantes de Los Ángeles para hablar sobre su salud mental, se enteró de que muchos vendedores ambulantes de comida experimentan traumas y estrés crónicos debido a sus experiencias de agresión y los sacrificios que han hecho para salir adelante.

Seas o no fanático de tamales, el desafío de los vendedores ambulantes de comida de lograr la igualdad de oportunidades y la justicia nos afecta a todos.

Dado que la mayoría de los vendedores ambulantes de comida son inmigrantes, la población de más rápido crecimiento, apoyar su talento tiene un efecto dominó en nuestras comunidades. Cuando los vendedores ambulantes de comida estén seguros y protegidos por la ley, podrán criar con seguridad a sus hijos, el futuro en nuestra fuerza laboral.

Por lo tanto, podemos promover la seguridad y la prosperidad de los vendedores ambulantes mediante el desarrollo de programas gubernamentales de asistencia financiera para que no tengan que elegir entre pagar las tarifas de los vendedores y el alquiler.

Durante la pandemia, la mayoría de los vendedores ambulantes no calificaron para recibir ayuda por falta de comprobantes, demostrando sus dificultades financieras. Los vendedores ambulantes de alimentos dan más al gobierno de lo que reciben a cambio.

Es hora de que el gobierno apoye y promueva el espíritu empresarial para crear comunidades más seguras y productivas.

Nuestra comunidad tiene talento y hay dinero en el gobierno; lo que falta es la oportunidad y la voluntad política para hacer posible el sueño americano para todos.

(*) Susana González es estudiante de posgrado de primer año de la maestría en trabajo social en la USC y es originaria del sur de Los Ángeles.

Sigue leyendo:
· Empleado hispano de un food truck de tacos es víctima de asalto a mano armada en Long Beach
· Vendedores ambulantes hispanos son asaltados al filo de un cuchillo en el sur de Los Ángeles
· Delitos contra vendedores ambulantes de tacos en Los Ángeles son los más altos en una década

En esta nota

Sur de Los Angeles vendedores ambulantes

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain