En Bogotá, la ‘bici’ manda, y otras ciudades del mundo siguen su ejemplo

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, quiere que el público dependa cada vez menos de los coches

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

En Bogotá, la ‘bici’ manda, y otras ciudades del mundo siguen su ejemplo
El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, promueve activamente el uso de la bicicleta como transporte público seguro y eficiente.
Foto: María Peña / Impremedia

BOGOTÁ.- Arremangado y sin corbata, el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, predica con el ejemplo: lideró a decenas de invitados internacionales en un recorrido en bicicleta por los barrios más pobres de la capital, para promover el uso de la “bici” como medio de transporte seguro, saludable y eficiente.

El recorrido de 24 kilómetros (alrededor de 15 millas) del jueves por la “ciclorruta” de la Alameda El Porvenir, al que se sumó un nutrido grupo de alcaldes, delegados de gobiernos locales y periodistas de medios internacionales, incluyendo este diario, ofreció un vistazo a sectores populares del suroeste de Bogotá no frecuentadas por los turistas, y al pujante sistema de tránsito masivo de la ciudad conocido como “Transmilenio”.

Peñalosa lideró a su “escuadra” por calles sin pavimentar, mientras desde ventanas entreabiertas se escuchaban canciones rancheras a todo volumen y decenas de vecinos lo observaban desde azoteas, o salían a su encuentro para saludarlo y hacerse fotos con él.

A pocos pies de distancia, y cual escena sacada de una novela costumbrista, varios perros perseguían al pelotón de ciclistas mientras, en una esquina, un vecino ponía a la venta varios gallos de pelea.

Es que, como firme discípulo de la “cultura de la bici”, Peñalosa quiere que el público dependa cada vez menos de los coches, que no sólo contribuyen a la contaminación del aire en las ciudades sino que dominan el espacio de transporte público con incontables atascos. En Bogotá, y en otras grandes urbes, la bicicleta llegó para quedarse.

En la actualidad, el 15% de la población capitalina se moviliza en automóvil, un 4% en motos, y 6% en bicicletas, y la meta de Peñalosa es aumentar a al menos el 10% de los habitantes trasladándose en “bici” en un plazo de cinco a seis años.

“Si es cierto que (los ciudadanos) son iguales, entonces cada ciudadano tiene derecho a la misma cantidad de espacio en la vía pública, ya sea que vaya a pie o en un carro” de lujo o en bicicleta, dijo Peñalosa durante un panel sobre el reto de movilidad de las ciudades con los alcaldes de Bruselas, Bilbao y Quito.

“Es una manera distinta no de hacer ciudad sino de vivir, y yo creería que las ciudades futuras deberían tener” este sistema de transporte público, agregó Peñalosa, quien apoya la idea de “enterrar al vehículo pero no al transporte público”.

Más del 50% de la población del mundo vive en pequeñas y grandes ciudades, prácticamente hechas para vehículos y no para peatones, por lo que el reto para las autoridades en EEUU, América Latina, Europa y Asia es incentivar el uso del transporte público.

Para fomentar el uso de la bicicleta, la ciudad de Bogotá ha establecido cerca de 400 kilometros (248 millas) de “ciclorrutas” en diversos puntos de la urbe, donde comparten espacio académicos y estudiantes, oficinistas, vendedores y ciudadanos de a pie.

Debido en parte a la creciente demanda del sistema de autobuses conocido como “Transmilenio” –más del 40% de los habitantes lo usa, en una ciudad de ocho millones-, la alcaldía prevé aumentar a 600 kilómetros (372 millas) las “ciclorrutas” para el año 2022.

Desde diciembre de 1974, la llamada “Ciclovía” cierra el paso al tráfico vehicular todos los domingos y lo abre durante seis horas y por más de 70 kilometros (43 millas) a más de un millón de ciclistas, patinadores, corredores y demás transéuntes.

Otras ciudades hacen lo mismo

Es un modelo que ya fue copiado en al menos 75 ciudades del mundo, incluyendo Los Ángeles y San Francisco (California), Seattle (Washington), Nueva York, Portland (Oregon) y Chicago (Illinois).

En México se ha replicado en Guadalajara, Zapopán, Tonalá, Tlaquetaque, León, y Chihuahua, además de otras ciudades latinoamericanas como Caracas y Chacaco (Venezuela)  y Río de Janeiro (Brasil).

Además, la “Ciclovía”, que comenzó como un movimiento dirigido por Jaime Ortiz Mariño, también ha servido para unir en una misma ruta a los ricos que viven en el norte con los de clase media del centro y los pobres del sur de la capital colombiana.

“Nuestra ciudad tiene un millón de habitantes y vinimos a aprender de este tipo de transporte, queremos emular esto de las ciclovías.  Estamos sorprendidos con el esquema de movilidad que tienen acá… organizar a los transportistas es un gran reto para Culiacán”, dijo a este diario el alcalde de Culiacán (Sinaloa, México), Jesús Antonio Valdés.

El recorrido en bicicleta con Peñalosa en zonas marginadas fue uno de 14 organizados para mostrar tanto los desafíos como lo mejor de Bogotá, destacando proyectos de infraestructura, educativos, sociales y culturales, a los invitados a la quinta Cumbre Mundial de Alcaldes, que concluirá mañana sábado.

Entre los 3,000 invitados a la Cumbre figuran también los alcaldes de Berlín, París, Madrid, Barcelona, Badalona, Estambul, Tel Aviv, Teherán, Johannesburgo, Montreal, Montevideo, Asunción, Caracas, Santo Domingo, Vienna, y Belén entre otras urbes, además de académicos, activistas y líderes cívicos.

Así como la “Ciclovía” fue producto de un movimiento de jóvenes idealistas hace 42 años, Peñalosa confía en que la expansión de la red de “ciclorrutas” contribuya a consolidar un nuevo urbanismo anclado en la fácil movilidad, la promoción de la salud, y la protección del medio ambiente.

Te recomendamos