La catedral del rugby ve a Giants ganarle a Rams en partido dramático

Nueva York se impuso a Los Angeles 10-17 en el legendario estadio Twickernham de Londres

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook

Una vez más la defensa de los Giants de Nueva York salvó a la pobre ofensiva del equipo al ayudarlos a vencer de visitantes 10-17 a los Rams de Los Ángeles, en el histórico partido de la séptima semana de la NFL que se disputó en el estadio Twickenham de Londres.

Por primera vez la NFL jugó un partido en Londres fuera del estadio de Wembley y también nunca antes en 107 años de historia del Twickenham, construido para la disputa del rugby, había sido escenario de un encuentro de otro deporte diferente.

Ante una asistencia de 74.000 aficionados, los Giants se aprovecharon al máximo de las cuatro intercepciones que le hicieron al mariscal de campo Case Keenum de los Rams.

La pobre actuación de Keenum, que llegaba al partido después de haber tenido el mejor de su carrera, quedó reflejada cuando no acertó ni en la jugada final que pudo haberle dado a su equipo la oportunidad de al menos forzar la prórroga o ganar.

El mariscal de campo titular de los Rams llevó la ofensiva a la yarda 15 de los Giants con menos de un minuto por disputarse y decidió mandar una pase flotado por el lateral que terminó en las manos del esquinero Dominique Rodgers-Cromartie.

El pasador de los Rams tenía como blanco al receptor abierto Brian Quick, pero éste se había salido de la ruta establecida en la jugada sin que Keenum se diese cuenta.

La victoria le permite a los Giants (4-3) mantenerse en la disputa del liderato de la División Este de la Conferencia Nacional, donde nadie tiene marca perdedora.

Mientras que los Rams, que juegan su primera temporada en la nueva sede de Los Ángeles y llegaron a Londres como locales, la bajaron a 3-4 después de sufrir la tercera derrota consecutiva.

Los Giants que dirige por primera vez el entrenador en jefe Ben McAdoo tampoco han brillado en su juego ofensivo como lo demuestra que se presentaron al partido con el peor diferencial en entregas de balón con -10.

A penas en su segunda jugada del partido la aumentaron con un balón suelto del ala cerrada Larry Donnell en la yarda 35 de su propio campo, lo que abrió la puerta a la única anotación de los Rams, en una recepción de 10 yardas del receptor abierto Tavon Austin.

Sin embargo, los Rams fueron incapaces de ampliar la ventaja y, por el contrario, se convirtieron en sus peores enemigos después que Keenum tuvo un par de intercepciones, ambas tras desvíos en la trayectoria hacia el profundo Landon Collins y otras dos en la zona de anotación que protegía Rodgers-Cromartie.

El esquinero estelar de los Giants regresó el primero de sus intercepciones 44 yardas hasta las diagonales para una anotación en el segundo cuarto.

La segunda fue la que ayudó a montar la serie que les aseguró la victoria, después que incluyó una recepción de 22 yardas a la 6 de los Rams.

El corredor Rashad Jennings se encargaría de anotar con un acarreo desde la yarda 1 de los Rams, mientras que las últimas posesiones del equipo californiano acabaron en las manos de Rodgers-Cromartie, que la gran figura del partido.

El mariscal de campo estelar de los Giants, Eli Manning, esta vez no tuvo protagonismo, pero hizo su trabajo al completar 24 de 37 pases, ninguno de anotación, tampoco permitió intercepciones, ni lo derribaron para dejar en 78.2 el índice de pasador.

Peror números tuvo Keenum que completó 32 de 53 envíos para 291 yardas, uno fue de “touchdown”, le hicieron cuatro intercepciones, lo derribaron tres veces en 20 oportunidades y dejó en 50.1 el índice de pasador, el más bajo que ha tenido en lo que va de temporada.

Te recomendamos