El poder boricua de Pérez y Lindor conduce a los Indios a su primer triunfo en la Serie Mundial

'La Tribu' hace valer la localía en Progressive Field y se impone 6-0 a los Cachorros de Chicago en el primer partido del 'Clásico de Otoño'

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
El poder boricua de Pérez y Lindor conduce a los Indios a su primer triunfo en la Serie Mundial
Noche soñada para Roberto Pérez en Progressive Field. El primer catcher en pegar dos jonrones en un juego de Serie Mundial desde 1986.
Foto: Getty Images

Corey Kluber ponchó a nueve bateadores en seis entradas de labor, el receptor boricua Roberto Pérez tuvo dos cuadrangulares y su compatriota Francisco Lindor pegó tres imparables para los Indios de Cleveland ganar el martes 6-0 el primer partido de la Serie Mundial contra los Cachorros.

El primero bambinazo de Pérez vino en la cuarta entrada contra el abridor estelar Jon Lester, quien no tuvo el apoyo ofensivo de la poderosa alineación de Chicago. El segundo del catcher, que batea noveno, fue en la octava con dos hombres en base frente al dominicano Héctor Rondón.

En un ambiente de fiesta en la ciudad tras la ceremonia de entrega de los anillos de campeonato de los Cavaliers a pasos del Progessive Field, Lindor madrugó a Lester en la primera entrada con su primer sencillo en el Clásico de Otoño.

Desenfocado tras el hit del boricua, quien luego se robó la segunda base, Lester permitió dos bases por bolas consecutivas para congestionar el tráfico. José Ramírez pegó un imparable en el cuadro para Lindor anotar la primera carrera del juego.

Con las almohadillas aún llenas, Lester siguió descontrolado y le pegó un pelotazo a Brandon Guyer, avanzando los corredores en un primer episodio para el olvido del lanzador ganador de dos Series Mundiales con Boston.

Los Cachorros dieron señales de vida en la séptima entrada contra el relevista estrella Andrew Miller llenando las bases sin outs. No obstante, el Jugador Más Valioso de la serie de campeonato de la Liga Americana sacó fuera a los próximos tres cachorros, dos vía ponche, para salir de aprietos.

Javier Báez, por su parte, terminó la noche de 1-4 con un sencillo y dos ponches. Tuvo un momento cómico con Lindor cuando lo sacó fuera en intento de robo, uno que el cagueño protestó. Tras la jugada, el bayamonés le haló el cabello que sobresalía de su casco y Lindor se lo quitó para amagar de darle con el mismo.

El primer tablazo

El segundo jonrón

Te recomendamos