Las reacciones de la “MSN” en la noche más triste del Barcelona

Messi, Neymar y Suárez, simplemente, salieron desconectados al campo frente al PSG, preocupados más por otras cosas que por jugar bien al fútbol

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Las reacciones de la “MSN” en la noche más triste del Barcelona
La tripleta maravilla simplemente no existió frente al PSG
Foto: Xavier Laine / Getty Images

Lo ocurrido el martes en el arranque de los octavos de final de la Champions League con el Barcelona es algo que nadie se imaginaba, y más cuando esta escuadra siempre pinta como candidata a alzarse con el título y sobre todo, porque había tenido actuaciones brillantes en los últimos días.

Sin embargo, algo sucedió que el conjunto catalán no brilló como suele hacerlo. Todo apunta a que el vestidor tiene en claro que de la humillación sufrida por el PSG, el único responsable es el técnico, Luis Enrique, así lo han asumido varios medios, tras las declaraciones y actuaciones de algunos de los jugadores más brillantes de este equipo.

Tan solo basta escuchar las declaraciones realizadas al término del encuentro, en donde Sergio Busquets y Andrés Iniesta indicaron que el planteamiento del partido no fue el adecuado.

En lo que respecta a la “tripleta maravilla” conformada por Lionel Messi, Luis Suárez y Neymar, algo sucedió en ellos que no salieron conectados entre sí y no pudieron concretar ni una sola buena jugada que pudiera regresar a la vida a su escuadra.

Los tres fueron víctimas de la desesperación. El brasileño y el uruguayo cayeron fácilmente en las provocaciones de los rivales y gastaron más tiempo reclamándole al árbitro que haciendo lo que debían hacer. Incluso, una cámara de televisión captó la serie de insultos propiciados por ambos jugadores al silbante, que podrían acarrearles un castigo severo.

Tras el segundo gol en contra, Messi también perdió la brújula, pues era consciente que había sido su culpa, tras perder el balón en media cancha. El argentino perdía todas las pelotas que recibía y hacía muy poco, si no es que nada, para tratar de recuperarlas, siendo uno de los grandes “verdugos” del Barcelona, en la noche más triste vivida en París.

Te recomendamos