Dan alivio a estudiantes endeudados

Barack Obama anuncia plan de pagos más flexible para los universitarios

SACRAMENTO.- El presidente Barack Obama dio buenas noticias ayer a los estudiantes endeudados con préstamos federales para la universidad a partir de 2008 y que planean pedir otro préstamo el año que entra.

El mandatario emitió una orden ejecutiva para que desde julio de 2014 hagan un pago mensual máximo de la deuda, que represente únicamente el 10% de su ingreso.

Al mismo tiempo tendrán la oportunidad de que el balance del débito sea perdonado después de 20 años.

Se estima que 1.6 millones de estudiantes se podrían beneficiar con una reducción en sus préstamos estudiantiles, informó la Oficina de Prensa de la Casa Blanca.

En su discurso sobre el Estado de la Nación en 2010, el presidente propuso limitar los pagos mensuales de los préstamos estudiantiles al 15% de sus ingresos discrecionales.

Pero ahora a partir del 1 de julio de 2014, el límite se reducirá al 10% de dichos ingresos.

Por ejemplo, una enfermera que gana 45,000 dólares y tiene préstamos estudiantiles federales por 60,000, con base en el plan de repago estándar tendría que pagar una mensualidad de 690 dólares. Con el plan actual se reduciría entre 332 y 358 dólares; pero con el plan mejorado de Obama, denominado Paga como ganas, el pago para esta enfermera sería de 239 dólares.

Un maestro que gana 30,000 al año y tiene préstamos federales por 25,000, con base en el plan estándar debe pagar 287 dólares; con el plan actual se reducirá a entre 116 y 171 dólares, pero con el plan de Obama solo tendría que pagar 114 dólares. Y si este maestro permanece en esta profesión o es empleado en otra área del servicio público, sería elegible para el perdón después de diez años de pago con el Programa del Perdón para los Préstamos del Servicio Público.

Aunque el nuevo plan anunciado por Obama ayer en la Universidad de Colorado en Denver no abarca a los más de 36 millones de estadounidenses que tienen deudas por préstamos estudiantiles federales, los que quedan fuera como los graduados recientes y otros que ya están en la fuerza de trabajo pueden beneficiarse del plan actual que les permite pagar solo el 15% de su ingreso discrecional. Se estima que menos de 450,000 estadounidenses participan en el plan.

El nuevo plan de Obama solo ayudará a quienes tomaron préstamos estudiantiles de 2008 en adelante, y quienes tomarán uno nuevo en 2012.

La deuda por 35,000 dólares que acumuló al estudiar trabajo social le hizo a Jessica Sandoval perder el sueño muchas veces, incluso levantarse en medio de la noche, desesperada con ataques de pánico. Ahora Jessica, madre soltera, ya puede dormir, pero el pago de 500 dólares al mes de sus préstamos estudiantiles la mantiene muy limitada en su presupuesto, viviendo en un barrio que no le gusta en Witthier, y sin poder planear su futuro para su pequeño hijo.

“Lo que es peor, no pude encontrar empleo en mi campo y trabajo como supervisora de los consejeros en el Cementerio Rosehill”, dijo. Para completar sus ingresos, trabaja como tutora de inglés para niños.

Jessica ni siquiera sabe que existe un plan para reducir el pago mensual de sus préstamos al 15% de sus ingresos. Pero está pensando en regresar a la universidad a completar cuatro cursos que le faltan para graduarse.

Si lo hace el año que entra, tal vez podría beneficiarse con la nueva política de Obama.

Se calcula que la deuda de los estudiantes por préstamos para ir a la universidad sobrepase el trillón de dólares este año.

En promedio, un estudiante que se graduó este año tiene una deuda de 27,000 dólares.

Según el congresista por California, John Garamendi, con base en el plan de Obama, los estudiantes podrán consolidar sus préstamos en uno solo, pagar menos cada mes y hacer que el gobierno se los perdone más temprano.

“He platicado con decenas de recién graduados en mi distrito, y todos ellos dicen lo mismo: hay muy pocos trabajos para ellos disponibles, y los que pocos que existen no pagan bien”, señaló.

No todos estuvieron contentos con la decisión de Obama. Bruno Behrend, director del Centro de Transformación de las Escuelas del Instituto Heartland, una organización no lucrativa, dijo que esta política ayuda a la campaña de Obama, pero sería mejor para los graduados si ellos pudieran entrar a una economía que produce empleos del sector privado.

“Este regalo no es más que simplemente otra suma al ciclo de dependencia”, expresó Behrend.