Orden de restricción contra desalojo de ocupantes

Comité legal de los indignados evalúa acción; no conocen al peticionario

Un hombre de Reseda, identificado como Mario G. Nitrini, solicitó el pasado 9 de noviembre una orden de restricción para que el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) no desaloje el campamento de Occupy LA en el City Hall sin previo aviso de 30 días.

Sin embargo, el comité legal de Occupy LA dijo que la medida fue tomada por gente externa al movimiento, sin el consentimiento de la asamblea general.

“Se trató de una acción unilateral”, comentó Pam Noles, vocera de Occupy LA.

Ayer la Procuraduría de la Ciudad atendió al citatorio que emitió el Departamento 86 de la Corte Superior del Condado de Los Ángeles para dar cabida a la solicitud promovida, pero la parte demandante, Mario G. Nitrini, no se presentó.

Para conocer de qué se trataba la solicitud, la abogada Carol Sobel, como consejera legal de Occupy LA, se presentó a la audiencia, la cual no se pudo llevar a cabo.

“Todavía no sabemos de qué se trata”, dijo Sobel ayer por la mañana al terminar el plazo para la audiencia.

La Corte informó que se convocaría a nueva fecha para el caso BC473185.

La demanda es en contra de la ciudad de Los Ángeles y otros, incluyendo al procurador de EEUU, Eric Holder, a oficiales del LAPD y al Departamento de Justicia, y se especifica como un caso de delincuencia organizada o “racketeering”.

Mario G. Nitrini, a quien no se pudo localizar, es considerado un asiduo crítico del LAPD.

La Procuraduría de la Ciudad estaría oponiéndose a la orden solicitada porque, según indicó el vocero Jenaro Bátiz, no existen argumentos válidos que para imponerle una restricción a la ciudad.

Por otro lado, Bátiz informó que ayer mismo se presentaron cargos en contra de dos manifestantes detenidos en una de las dos marchas del jueves por resistencia al arresto.

Los acusados son Adán Díaz, de 31 años, y una mujer que no dio su nombre identificada como Jane Doe, de 21 años; quienes podrían enfrentar un año en prisión y una multa de 1,000 dólares.