Poiré es nuevo secretario de Gobernación

Calderón oficializa su nombramiento para sustituir a Francisco Blake Mora

MÉXICO, D.F.— Alejandro Poiré llega con 40 años de edad a ocupar la Secretaría de Gobernación (Segob) como pieza clave en el último tirón del gobierno de Felipe Calderón, que enfrenta los retos de los comicios presidenciales de 2012 a la sombra del crimen que “amenaza las instituciones democráticas”, según describió el presidente al oficializar el nombramiento.

“Su profundo conocimiento y vasta experiencia en el tema del ámbito de la seguridad ha sido determinante en la difícil decisión”, dijo anoche el presidente.

Poiré, doctor en ciencias por la Universidad de Harvard, tiene retos apremiantes en los siguientes meses como garantizar la seguridad de las campañas electorales para presidente de la República, diputados, senadores y gobernadores.

Lograr la Reforma en Materia de Seguridad y Justicia Penal y cumplir con los compromisos pendientes del Acuerdo Nacional por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad como la limpieza de los cuerpos policiacos y la procuración de justicia, entre otros.

En el tema migratorio, deberá garantizar que el reglamento de la Ley de Migración -que se elebora en la dependencia- haga efectivo el respeto a los derechos humanos de los inmigrantes que promovieron los legisladores en febrero pasado, con la aprobación de servicios de salud y educación gruatuitos, además de visas especiales y santuarios.

Calderón aseguró que el secretario “cuenta con los conocimientos y la experiencia necesarios para desempeñar eficazmente el alto cargo” que durante su administración han desempeñado otros cuatro miembros de su partido, el Acción Nacional (PAN).

Francisco Ramírez Acuña, Juan Camilo Mouriño, Fernando Gómez Mont y Francisco Blake Mora. El segundo y el último fallecidos en accidentes aéreos similares -atribuidos al mal tiempo- en un rango de tres años.

Ayer, legisladores aplaudieron la llegada de Poiré. “Ha dado muestras de capacida de diálogo”, dijo el coordinador de los diputados del PAN, José González Morfín.

En su trayectoria académica Poiré fue director del Departamento de Ciencia Política en el Instituto Tecnológico Autonomo de México (ITAM), donde también estudió Calderón, y profesor de estudios Latinoamericanos en la Universidad de Harvard.

Antes de encargarse del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), fue Director General de Análisis Político en la oficina de la Presidencia, y en Segob trabajó como titular de la Unidad de Desarrollo Político, como coordinador de Asesores del Secretario y como Subsecretario de Migración y Asuntos Religiosos.

Poiré es uno de los más férreos defensores de las política de confrontación directa al crimen implementada por el Calderón. Como vocero de Seguridad Nacional calificó de “terroristas” a los responsables del incendio del Casino Royale, donde murieron quemadas 52 personas.

En la numeralia del crimen presentó por primera vez en el sexenio una estadística clara y pública de los asesinatos relacionados con el crimen organizado que contabilizó hasta enero de 2011 a 34,612 víctimas.

Poiré elaboró un compendio de argumentos que llamó los 10 mitos de lucha contra el crimen organizado, con los cuales aseguraba que la sociedad en general tenía un reclamo contra la inseguridad. “Marchaban contra ello antes del sexenio”.

Ayer en su discurso de asignación de tareas, se comprometió a defender la democracia del país y a seguir con la misma política de seguridad.

“Cuente, también, señor presidente, con todo mi esfuerzo para seguir contribuyendo a la estrategia de seguridad que valientemente ha encabezado su gobierno”, dijo.

“En dicha labor, trabajaré hombro con hombro con los demás integrantes del Gabinete de Seguridad para asegurar que la población cuente con el respaldo del gobierno federal para abatir la inseguridad y para brindar mayor tranquilidad a las familias mexicanas”.